Todo noticias


Los buenos resultados de audiencia son el objetivo que toda cadena espera conseguir. Por eso resulta llamativo que, mientras pelean por unas migajas de share, hayan delegado en La Sexta como única cadena generalista volcada en la cobertura extensiva de la eclosión secesionista en Cataluña y convertida en canal informativo de referencia en estos días convulsos. En una estrategia que ya desarrolló en los comicios constitucionales más recientes, el segundo canal de Atresmedia ofreció el domingo un especial de Al rojo vivo que le permitió ser líder y batir su récord histórico por la mañana, por la tarde y por la noche. A su lado, el Canal 24 Horas, que no acaba de encontrar su sitio como especialista en noticias, apenas congregó a 400.000 espectadores. 

El lunes continuó con su despliegue. Más vale tarde logró uno de sus mejores registros y El intermedio igualó sus cifras del 2016, revalidando aquella teoría de Wyoming según la cual cuanto peor le va a España mejor le va a su programa. Otro especial nocturno de Al rojo vivo volvió a copar la noche con su estilo ágil y efectivo a la hora contar la actualidad y mezclar debate y noticias de última hora. El programa logró estar en directo en los escraches a la policía y permitió que los manifestantes, amenazando a sus reporteros, llamaran manipuladora a la prensa española mientras enseñaban su crispación y sus pancartas en los mismos medios a los que critican.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Todo noticias