Un esfuerzo compartido

Para mí, y para todos los que formamos el equipo de la Fundación, esta oportunidad de dar las gracias públicamente es una ocasión de expresar, además, que nuestra tarea no tendría ningún sentido si no contáramos con el apoyo, la ayuda y la participación de tantas personas que, en distintas formas y por diversas razones, estos días han disfrutado, festejado y aplaudido los actos e iniciativas que llevamos a cabo con motivo de la entrega de nuestros premios.

Son, sois, miles, y quisiera que todos os sintierais incluidos en estas líneas porque todos sois igualmente necesarios para nosotros, para el éxito de nuestro trabajo. Y sois, además, los que nos movéis y nos impulsáis para seguir adelante con el mismo entusiasmo y las mismas ganas. Ante todo, quiero daros las gracias de manera muy especial a todos los niños y jóvenes que habéis participado en el programa educativo Toma la palabra. Las cifras de participación, que han aumentado con respecto al año pasado en un 78%, nos han sorprendido muy gratamente. Más que eso, nos contagian una energía extra y nos recuerdan, como lo hacéis vosotros con vuestro entusiasmo y vuestra alegría que nuestro deber y nuestra voluntad es trabajar más y mejor cada día: más de 6.500 alumnos de 132 centros educativos; un récord que creemos que responde a la admiración hacia nuestros galardonados. Gracias a todos, profesores y alumnos, padres y madres, de todo corazón. Quiero dar unas gracias especiales a todos los que, después de sentir la frustración de no poder realizar el acto que habían preparado con inmenso cariño y entusiasmo a causa de los incendios, hicieron todo lo necesario para repetirlo dos días después.

Gracias también a los más de 1.500 miembros de clubes de lectura de Asturias y de Galicia, País Vasco, Navarra, Cantabria, Madrid, Castilla y León y Castilla La Mancha que han asistido al encuentro con Adam Zagajewski y a todos los bibliotecarios y bibliotecarias. Gracias a los 175 negocios de Oviedo que han colocado vinilos con poemas en sus escaparates, a los 100 taxis que colaboran en la Acción Poética, y a los poetas que han seleccionado los versos y nos han prestado los suyos para esta iniciativa; a los alumnos y profesores de la Universidad de Oviedo, en particular al Campus de Humanidades, la Facultad de Ciencias y el Edificio Histórico; a los IES Selgas de El Pito, La Magdalena de Avilés y Bernaldo de Quirós de Mieres; al CP Condado de Noreña; a los ayuntamientos de Gijón, Avilés, Cangas de Onís, Mieres, Noreña, Cudillero, Villaviciosa y Oviedo; a la OSPA, la European Union Youth Orchestra, al Conservatorio de Avilés y al Coro de la Fundación; a las más de ochocientas personas de bandas y grupos folclóricos de Asturias; a la Junta General del Principado; al Museo de Bellas Artes, al Palacio de Exposiciones y Congresos Ciudad de Oviedo; a la Colegiata de San Juan Bautista, el Palacio de Revillagigedo, la Sala de Exposiciones Antigua Rula, la Autoridad Portuaria, al Teatro Jovellanos, a LABoral Centro de Arte y Creación Industrial y al Complejo deportivo Las Mestas, todos en Gijón; gracias al Teatro Palacio Valdés de Avilés, a los diez clubes de rugby asturianos y a las instalaciones deportivas de San Lázaro, en Oviedo. Y también al Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida de Sidra de Asturias.

Quisiera expresar una gratitud especial a nuestros patronos y protectores, cuya generosidad es indispensable para que todos estos proyectos e iniciativas se hagan realidad. Y dar las gracias a CEPSA y Técnicas Reunidas por su mecenazgo extraordinario y a las fundaciones EDP, Ecología y Desarrollo y Cajastur-Liberbank, que colaboran desinteresadamente con nosotros.

Al recordar a nuestros galardonados de esta edición, me emociona hacerlo sabiendo que se han sentido en Asturias como en su propia casa. Así me lo han transmitido Adam Zagajewski, William Kentridge, Karen Armstrong, Rainer Weiss, Kip Thorne, Barry Barish, Les Luthiers, los representantes de la Hispanic Society, de los All Blacks y los de la Unión Europea. Ellos son los que verdaderamente dan sentido a todo esto, a nuestras ilusiones y nuestras expectativas y, sobre todo, a nuestro deseo de compartir con la sociedad el resultado de nuestra tarea. Gracias a los jurados de cada uno de los galardones, que han llevado a cabo una tarea comprometida y difícil con inteligencia y responsabilidad.

Por último, doy las gracias a todos los que con vuestros detalles, vuestro cariño y vuestro trabajo facilitáis el nuestro: proveedores, colaboradores, expertos en distintos campos. Y gracias a todos vosotros, a los vecinos de Poreñu, las artesanas y artesanos, a ASEAVA y a la Federación de Asociaciones de Vecinos de Villaviciosa, y a tantas personas anónimas que con vuestros aplausos y vuestro entusiasmo hacéis del día de la entrega de los premios y del día de la entrega del Premio al Pueblo Ejemplar algo tan alegre, tan festivo y enriquecedor.

Gracias, Majestades, por vuestro cariño y vuestra dedicación a nuestra Fundación. Y gracias a S.M. la Reina Doña Sofía que al honrarnos con su presencia nos hace creer que algo bueno pasa en Asturias cada año el día de la entrega de los Premios.

Tenemos ya muchas ganas de que llegue la próxima edición de nuestros galardones, porque queremos volver a sentir la satisfacción que nos produce el trabajo compartido, la ilusión de tantas personas y el deseo de hacerlo cada vez, cada año, mejor, un poco mejor, mucho mejor.

Muchas gracias.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un esfuerzo compartido