El día de los transistores


La del 23-F pasó a la posteridad como la noche de los transistores. Las ondas hertzianas se convirtieron en el vínculo con la actualidad de aquel momento histórico de 1981. Este 27 de octubre volvió a ser el día de los transistores, pero también de la multipantalla del siglo XXI. Millones de personas se pegaron a la radio, el televisor, el móvil o el dispositivo más a mano para seguir los lances de un acontecimiento con suspense y giros de guion que parecían planificados para encajar en el horario de programación.

Pasaba de la una de la madrugada del sábado cuando García Ferreras despedía diecisiete horas en directo. «Y podríamos seguir», amagó. Su omnipresencia en los últimas semanas ha dado lugar a muchas bromas de las que la cadena sacó partido para anunciar, ya de paso, que Jordi Évole regresará cuando deje de hacer de canguro del equipo.

Cuando hace siete años se bajó el telón del plató de CNN+ parecía una quimera que un canal de noticias pudiera tener viabilidad comercial. La Sexta, con su fórmula mixta pero permeable a la actualidad y a las horas extra, se ha convertido en lo más parecido a aquel viejo proyecto. La votación en el Parlamento catalán del viernes, a la hora del telediario, se pudo ver en todas las cadenas generalistas. Pero el referendo popular lo ganó Ferreras.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El día de los transistores