El anuncio de Amenábar


Acabo de ver el anuncio de la lotería de Navidad y puedo ya confirmar una tendencia que se ha convertido en una nueva tradición para las fiestas: poner a caldo este spot. Será que no tiene suerte o que se la negamos. Pero desde que desapareció el calvo de la lotería parece que no acaba de cuajar ninguna de las propuestas del anuncio, más allá de que las realice un director como Alejandro Amenábar. La historia aquí es otra, y visto lo visto, el listón ha quedado muy alto con aquel soplido intenso del tiarrón que nos encaraba la buena fortuna. El anuncio de la lotería está gafado... Si el año pasado fue el alzhéimer (a mí me gustó, pero no convenció a la mayoría), y el anterior el de Justino (no estuvo mal), el 2017 estará marcado por la llegada de una extraterrestre a nuestro país. Que como decía algún tuit por ahí «ya es mala suerte». Las bromas sobre el anuncio son un clásico de esta nueva tradición, también porque se comparte el ansia que nos genera como si fuera definitivo en nuestra felicidad, como si nos tocara algo de su azar. Las expectativas están altas y supongo que cumplir con nuestros deseos, tan diversos, no es tarea fácil, pero el spot de este año, aquí lo digo, parece el comienzo de una serie de Netflix en estos momentos tan Strangers Things. Se le ve intención, pero nada más, eso sí, prepárense con tiempo porque dura unos veinte minutos. Ojalá tenga suerte.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El anuncio de Amenábar