El «MasterChef» de Silvia Abril


Aunque al principio la idea de que MasterChef incorporase caras conocidas a sus cocinas parecía el típico recurso fácil, la verdad es que el paso de las celebrities por el concurso ha sido un acierto. Quizás porque el programa no ha caído en el aburrimiento de ensalsarnos con la parte de reality y ha vuelto a poner sobre la mesa el lado más atractivo del show: ver a los participantes estresados entre los fogones. Esa combinación de famoso que no sabe freír un huevo y famoso que poco a poco va poniéndole esfuerzo y sudor a tanto ingrediente consigue siempre fascinar al público. Porque antes o después, el espectador empatiza con el concursante agobiado, el concursante desastre o el concursante hiperexigente. Si en la edición anterior Cayetana Guillén Cuervo se desveló como otra mujer frente a la olla a presión y dio una imagen bien distinta, espeluxada, supercurranta y apasionada; en esta ocasión estamos disfrutando con Silvia Abril. La actriz ha demostrado programa a programa que detrás de toda esa fachada histriónica se esconde una mujer resolutiva, muy creativa y con una capacidad de concentración que para sí querrían los mejores chefs. Así que a unas horas de la gran final del concurso, y visto lo visto, la mujer de Andreu Buenafuente ya se ha aupado como la auténtica ganadora de MasterChef, aunque nos falta saber si el gran premio será para ella. Con el público ya metido en el bolsillo, apuesto que sí.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El «MasterChef» de Silvia Abril