La interpretación


El miércoles hice una excepción con Bertín Osborne y vi su programa (siempre hay una primera vez para todo, como se suele decir) en el que entrevistó por separado a Inés Arrimadas y a Miquel Iceta. Me llama la atención que dos personas con aspiraciones de gobernar Cataluña, con una imagen que creo que es amable y cercana (o al menos es la que trasladaban durante la entrevista), tengan seguramente una interpretación distinta ante el electorado que buscan convencer. Es decir, el programa parecía que estaba más diseñado a quienes no somos catalanes que a los propios catalanes.

Todo es cuestión de perspectiva. Yo conocí a Iceta en Bruselas, en una visita que hizo al Parlamento Europeo para explicar qué modelo territorial defiende el PSC. Solo puedo hablar bien de él. De hecho no creo que haya nadie que pueda decir algo malo (que lo tendrá como todo el mundo), pero sin embargo se ve que ser buena gente en la política no vale. Y es una pena, y más si cabe en un contexto como el catalán, donde hay que buscar a personas que vuelvan a unir a las dos mitades que ahora no se entienden.

Estamos a las puertas de la campaña electoral, que se iniciará el Día de la Constitución. Sin duda habrá que estar pendientes de decisiones transcendentales que se vayan dando, como pudiera ser el regreso de Puigdemont a España para votar y la salida de prisión de los consellers encarcelados. Tengo curiosidad de ver la reacción del electorado nacionalista ante el espectáculo dantesco de la DIU, porque a mi juicio el PdCat, Esquerra y la CUP deberían llevarse un voto de castigo por haber convertido en ‘simbólico’ algo que dijeron que iban a hacer y finalmente se quedó en nada (afortunadamente, por otra parte). Al menos esa es la interpretación que yo hago del asunto, que por supuesto es totalmente subjetivo y sujeto a discusión.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La interpretación