El monotema


Ha sido bastante revelador ver en televisión a Inés Arrimadas y a Marta Rovira eclipsadas por el procés durante su debate el pasado domingo en Salvados. El paro, la situación de la educación, los refugiados o las mujeres asesinadas no forman parte del argumentario electoral en estas elecciones catalanas. El monotema es evidente y unos y otros acabarán por convertir unas elecciones al Parlament en una especie de segunda vuelta del 1 de octubre.

Sé que la situación es compleja y que a veces es más importante el marketing y el llegar a la ciudadanía como sea (como pueda ser bailando) que aportando ideas, proyectos e iniciativas que difícilmente contarán con espacio en los medios de comunicación a menos que sirva para polemizar, como ha sido la propuesta de Iceta de una hacienda propia catalana. Cada partido está jugando su papel y a tenor de lo que dicen las encuestas va a estar muy complicada la formación de un nuevo Govern. Prácticamente la única manera de que no haya bloqueo a partir del 21 de diciembre será si el llamado bloque independentista (PdCat, Esquerra y la CUP) suma mayoría absoluta, porque por el sector constitucionalista no alcanzarían el suficiente número de diputados ante la ambigüedad de Podemos (o los comunes, como se le denomina al partido de Ada Colau).

El nacionalismo catalán volvió ayer a dar una muestra de fuerza en las calles de Bruselas. Saben capitalizar la agenda informativa y es evidente que tienen un peso importantísimo en la sociedad catalana. Yo no le veo más salida a este conflicto que un nuevo acuerdo constitucional que pueda contentar a todas las partes. La independencia es inviable por mucho que lo prometan, pero tampoco es bueno para nadie que Cataluña esté paralizada por esta situación. Veremos qué gobierno se puede formar, si es que hay alguno posible. No obstante, sea el que sea ojalá no deje de lado el paro, a la educación, a los refugiados y a las mujeres asesinadas. Todo sea porque el monotema no sea otros cuatro años más la principal preocupación política de este país.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El monotema