El bloqueo catalán


A tenor de lo que pronostican las encuestas, parece que ni el bloque independentista ni el constitucionalista conseguirán la mayoría absoluta. Esta situación abrirá a priori un periodo de bloqueo, a menos que la marca de Podemos decida decantarse por un lado u otro, pero al menos en sus declaraciones públicas no parece que vaya a haber acuerdo. Es por eso que la repetición de las elecciones no se descarta y conllevaría, en mi opinión, unos cuantos meses más de incertidumbre en un momento en el que la ciudadanía exige diálogo y puntos de encuentro para gobernar y dirigir una administración.

Se comenta que Puigdemont está preparando una manera de entrar en España con la que dar un golpe de efecto. Para votar no tiene otra forma de hacerlo que presencialmente delante de una urna. Podría buscar esa imagen de ser detenido tras ejercer su derecho al voto, pero si no se produce esa foto habrá que esperar a su toma de posesión como diputado, que a eso sí se ha comprometido a realizar.

Iceta ha podido sembrar dudas y ciertos resquemores dentro de la familia socialista con sus propuestas sobre la hacienda catalana y la de pedir el indulto para los cuatro presos que siguen en la cárcel (Oriol Junqueras, Joaquim Forn, Jordi Cuixart y Jordi Sànchez), pero en el contexto catalán me parece que pueden tener una aceptación positiva. Para él y para el PSC sería tremendamente importante superar en votos y en escaños a Ciudadanos, porque le daría la legitimidad de optar a ser candidato a la Presidencia de la Generalitat.

Quedan pocos días, y ante la costumbre de votar los domingos, en esta ocasión será el próximo jueves cuando las y los catalanes elijan su futuro. Yo no escondo que quiero que ganen los míos, pero también creo que ante los pronósticos en los bloqueos, lo mejor es que gane por mayoría absoluta uno de los bloques, porque el que no se forme gobierno terminará por alargar la crisis política catalana más allá de lo deseable.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El bloqueo catalán