Eres machista y no lo sabes

.

Hasta aquí. Mira arriba, dos dedos encima de mi cabeza, estira el brazo y toca si no puedes ver el techo de cristal que sonríe como un gato de Cheshire, diciendo «Aquí estoy, y aquí y aquí. Soy un sistema milenario que se esconde y aparece por doquier. No me puedes romper. Estoy hecho de intereses de plomo». Yo no, yo estoy más con el vídeo viral de Marta Flich y «los mujeros». Hasta el moño. Eso sí, apreciando a Nabokov. El arte es arte y, a veces, la mejor forma de pervertir la realidad.

El problema es otro, muy real. «El problema de la mujer siempre ha sido un problema de hombres», advirtió Simone de Beauvoir. Años 50. Hoy lo asume hasta Rajoy, al demarcarse de la huelga japonesa de Cifuentes, de la equidistancia inviable de Montserrat. «Ni machista ni feminista, yo soy persona», fue una frase folclórica de la actriz Paula Echevarría, gran mito español. Debería echarle un ojo al guion original de Meryl Streep, Emma Watson, Frances McDormand, Leticia Dolera, Ryan Gosling o Jon Hamm. Todos se han declarado feministas, ¿y tú, no defiendes la igualdad? Me refiero a la igualdad de derechos, respetando en condiciones la maternidad, ejerciendo la paternidad. Me sigues, ¿no? Me refiero a la incorporación a fuego desde los 70 al mercado laboral, a las mujeres que redoblan en casa la jornada. ¿Qué pasa con los hijos? ¿Qué pasa con la brecha salarial, con los 5.000 euros que en Galicia dejas de ganar al año por no ser hombre, mujer? ¿Qué pasa con la brecha por la jeta en el hogar, hombre, a ver? A los datos me «repito». Porque ser feminista hoy es repetirse, repetir lo obvio una vez. Y otra vez.

No te quedes en las afueras. Abre los ojos, no te engañes, no desplaces el foco de la cuestión. Lee, por variar, a Siri Hustvedt; «No son competencia», ensayo esclarecedor sobre «el efecto de realce de lo masculino». Hazlo por ti, por Clara Campoamor. Le debes tu voto, ¿no?

Si no eres feminista, no defiendes la igualdad (primera acepción de feminismo en el DRAE). Seas hombre o mujer. Si no eres feminista, eres machista. Asúmelo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Eres machista y no lo sabes