Terremoto político en Madrid

.

La situación política que se está viviendo en la Comunidad de Madrid va mucho más allá del ámbito regional, está teniendo los efectos de un cataclismo a escala nacional. El caso Cifuentes está resultando devastador para un PP ya declinante. Rajoy la mantiene, por ahora, mientras encuentra la solución menos mala para tratar de minimizar los daños. Se debate entre invitarla a que se vaya al estilo Mariano o abocarla a una moción de censura con el objetivo de desgastar a Ciudadanos, obligando a Rivera a que se retrate junto al PSOE y Podemos haciendo presidente a Gabilondo. Tras la defenestración de Aguirre, González y la próxima de Cifuentes, el PP es un páramo sin referentes y en descomposición en Madrid. Lo que ha saltado por los aires es todo un sistema de poder basado en la corrupción, la esquilmación de los recursos públicos y el amiguismo, que supuestamente la aún presidenta, que fue parte del mismo durante un cuarto de siglo, iba a cambiar. Pero la situación en Podemos también es alarmante, con una guerra civil interna que vuelve a emerger una vez conocido el plan de Bescansa para derrocar a Iglesias y repartirse el poder con Errejón. Este ha hecho como si no supiera nada, aunque tenía previsto ponerla de número dos en su candidatura. Por su parte, el PSOE ha mostrado debilidad al ofrecer a Carmena ser su candidata, con lo que ha reforzado a la que podría ser su adversaria en las elecciones del 2019. Su consuelo es que Gabilondo se consolida. Mientras, Ciudadanos se erige en el gran vencedor de la crisis madrileña, convirtiéndose en el árbitro que tiene contra las cuerdas no solo a Cifuentes, sino al propio Rajoy. Rivera hace caja y se apresta a recoger los pedazos de un PP en sus horas más bajas, en Madrid y en toda España.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Terremoto político en Madrid