Alejando el foco se ve mejor

.

Según todas las encuestas, de celebrarse ahora elecciones generales ganaría Ciudadanos (26,4 %), con más o menos ventaja sobre el PP (22,4 %), pero sumando ambos partidos la mayoría necesaria para gobernar. Según unas encuestas, pero otras no, Ciudadanos también sumaría escaños suficientes para gobernar con el PSOE (20,4 %), una circunstancia que depende de dos factores: la ventaja de los socialistas sobre Unidos Podemos en las franjas castellanas norte (21,0 % a 15,5 %) y sur (23,7 % a 14,2 %), y la inutilización de los últimos restos del PP por una progresión insuficiente de Ciudadanos que beneficiaría a los socialistas en estas circunscripciones interiores.

España es muy compleja desde el punto de vista del comportamiento electoral. Tanto, que Unidos Podemos aventaja al PSOE en el País Vasco y Navarra en más de diez puntos de votos válidos (23,9 % a 13,6 %), pero esto es lo contrario de lo que sucede en Andalucía, donde los socialistas consiguen más de doce puntos de ventaja sobre los posibilistas (28,6 % a 16,4 %). De hecho, el PSOE se defiende en el umbral del 20 % gracias a sus promedios en la mitad sur peninsular, mientras que Unidos Podemos alcanza el 18,1 % en España gracias a los registros vasco-navarros antes mencionados y otros similares en Asturias y Baleares, además del 19 % en Aragón. Madrid reproduce la media del 18 % y todo lo demás son las confluencias, En Marea, la coalición con Compromís y los Comunes, o registros del entorno del 15 % o inferiores.

Dicho de otra forma, difícilmente progresará el PSOE por encima del 20 % de los votos válidos mientras promedie el 13 % en Cataluña y el País Vasco, el 16 % en Navarra o el 17 % en Madrid, pero lo mismo sucede con Unidos Podemos y las confluencias, que tampoco se pueden mover del 18 % en España mientras Andalucía promedie el 16 %, Castilla y León el 14 % o Castilla La-Mancha y Murcia el 13 %. Y más difícil aún, por no decir imposible, que el lado izquierdo alcance a sumar los 176 escaños que hacen falta para gobernar en España, si el PSOE no es capaz de reconquistar electores centrales a Ciudadanos ni Unidos Podemos, de movilizar a aquellos que están enfrente pero decepcionados. Y es que los jefes de la izquierda española son incompetentes, en el PSOE no saben qué decir desde hace años, pero en Unidos Podemos y las confluencias no se han enterado de que el concepto nuevo que redondea su posicionamiento es la intensidad punitiva, que ha llegado de la mano de la Justicia alemana; no lo ven, los poderes reales, sí.

Lo que se cae a pedazos se llama posfranquismo y es la cultura política del PP, el PSOE y el propio Estado, algo que identificamos al recibir una carta de cualquier ministerio: lo primero que produce es miedo. Esto se termina, porque la gente ya es otra que no se deja y sucederá gobernando Ciudadanos con el PP o quizá con el PSOE, pero la comprensión uninacional de España no va a resolver la convivencia de una sociedad que es plurinacional. Y entonces, qué, se preguntará Leonor alcanzando la mayoría de edad.

Autor Jaime Miquel Analista electoral

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Alejando el foco se ve mejor