Gana la decencia


Por primera vez en nuestra democracia una moción de censura a un presidente del Gobierno de España saldrá adelante. Mi felicitación personal al compañero Pedro Sánchez, al que sé que el camino que empieza hoy va a ser muy complejo, pero del que espero tenga la posibilidad de dirigir un ejecutivo que cambie las políticas regresivas que el PP nos lleva condenando desde que llegaron a La Moncloa en 2012.

Pienso ante todo que ha ganado la decencia. Era indignante y bochornoso pensar que quien presidía hasta ahora el Gobierno de nuestro país apareciera supuestamente (se sigue investigando quién puede ser M. Rajoy) en un listado de gente que recibían sobresueldos de manera fraudulenta. La corrupción ya no es cosa solamente de personas, porque el PP como partido está condenado por ello en la sentencia de la Gurtel. Esta situación obligaba a Rajoy a que dimitiera o a que convocase elecciones. Se negó a ambas posibilidades y se confió en exceso con que una moción de censura no llegaría a ningún sitio. Va a ser la primera persona en pasar del gobierno a la oposición, a tenor de las palabras dichas ayer por Cospedal, que dijo que continuará su labor parlamentaria y al frente del partido.

A quienes nos apasiona la política y el periodismo estos días han sido una gozada vivirlos. Se tira mucho del tópico de que todo es histórico, pero la votación de hoy en el Congreso lo será, porque romperá una tendencia que auguraba que un cambio de gobierno, y más con el escenario político en el que vivimos, era imposible. Pedro Sánchez lo ha conseguido, y creo que ha sido por ser una persona decente. Puede gustar más o menos su trayectoria política pero no se puede dudar de su honradez. Es curioso pensar que de estar poco menos que muerto políticamente ha resucitado y ha alcanzado La Moncloa. ¡Quién se lo iba a decir!

A Rajoy no hay por donde cogerlo. Nos dejó claro qué tipo de persona es ausentándose de los debates vespertinos en el hemiciclo. Un demócrata da la cara por lo que cree hasta el final, pero ahí dejó claro su talante y forma de ser. Esta moción de censura también nos ha servido para ver que Ciudadanos ha optado por perder e ir de la mano del PP. Rivera no ha estado a la altura y como es imposible quedarse en el medio ha preferido utilizar el discurso de que el PSOE ha llegado al poder sin ganar las elecciones, pactando (no se sabe muy bien el qué) con independentistas y con populistas y, lo peor de todo, solicitando unas alternativas que no están contempladas en la Constitución (como la moción instrumental que propagaron por los medios de comunicación). Ciudadanos no cambió su posición con otros casos en los que tampoco apoyó al PSOE, como en la Comunidad de Madrid o en la Región de Murcia. El partido naranja ha preferido una vez más ser la muleta del PP en vez de aprovechar la oportunidad para demostrar que quiere ser un partido que apueste por la regeneración de la política.

Deseo que a partir de hoy empiece un tiempo nuevo. El PP era y es un peligro para nuestro Estado del Bienestar y para la convivencia y fraternidad de los diferentes pueblos de España. Tocaba echarlos. Se ha conseguido. Ahora toca trabajar y hacer un país mejor. Pedro, cuentas conmigo para este reto. ¡Enhorabuena, presidente!

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Gana la decencia