Que viene Frankenstein


Lo del Gobierno Frankenstein fue un invento del malvado Rubalcaba para descalificar cualquier intento de Pedro Sánchez de pactar con los independentistas y los populistas tras las elecciones del 2016. El monstruo imaginado por Mary Shelley, creado a partir de diversas partes de cadáveres, servía como metáfora para pararle los pies. El propio Rajoy lo retomó en su día y ahora lo incorporan como punto fuerte de su argumentario Rivera, el PP y la derecha mediática. No importa que el Gobierno vaya a ser monocolor, porque les sigue valiendo para azuzar el caos al que, en su opinión, está abocado España. Como nos enseñó Lakoff, en política es decisivo crear un marco que polarice el debate, cebarlo día a día e instalarlo en la opinión pública, de tal forma que el adversario quede atrapado en él, sin salida. Rubalcaba ha suministrado un marco muy eficaz a ese entramado que desde ya trabaja en una nueva defenestración del renacido Sánchez, esta vez para desalojarlo de Moncloa. Ciertamente, la llegada al poder de los que se oponen al Régimen del 78, los que quieren romper España y los sucesores del brazo político de ETA, es un escenario explosivo. Todo dependerá de cómo Sánchez sea capaz de manejar al monstruo, que en la novela acaba volviéndose contra su creador, el doctor Víctor Frankenstein, al ser rechazado por todos. La duda es quién es el responsable de que haya revivido en España: ¿Sánchez por aceptar ser presidente con esos votos?, ¿Rajoy por no dimitir?, ¿Rivera por no apoyar la moción que habría hecho irrelevantes a los independentistas?, ¿Iglesias por ser uno de sus principales componentes? El monstruo ha venido a vernos y ya sabemos por la novela que puede ser amable y tierno, pero también terrible y vengativo.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Que viene Frankenstein