Aznar elude sus responsabilidades


La deslealtad de José María Aznar hacia Mariano Rajoy resulta indecorosa. Jamás asumió su condición de expresidente y le indignaba que su sucesor se fumara un puro sin previamente pedirle su visto bueno.

Y lo peor del caso es que la corrupción que tanta factura le ha pasado a Rajoy ocurrió mayoritariamente cuando él fue presidente del Gobierno. Rato, Blesa, Matas y Zaplana, entre otros muchos, fueron sus más estrechos colaboradores, por mucho que pretenda eludir cualquier tipo de responsabilidad política en el saqueo sufrido por este país a manos de unos sinvergüenzas. Y ahora, como el Ave Fénix, pretende resurgir para que con sus sabios consejos se reconstruya el centroderecha español.

¿Quién se va a fiar de quien metió a España en aquella absurda guerra y tantos años después asesta una puñalada tan trapera a quien nadie, sino él, designó su sucesor?

La lealtad con los tuyos debe ser sagrada. Quien falla en eso, imagínense con los extraños. Núñez Feijoo ha manifestado que para él hay dos presidentes: Suárez y Rajoy. Yo añadiría a Felipe González, el gran modernizador de nuestro país. Espero que en breve pueda citarlo a él también. El Partido Popular lo necesita al igual que España. Un gran inquilino para un Palacio de la Moncloa cuyos moradores siempre habían salido de las urnas.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Aznar elude sus responsabilidades