La música de Sánchez


La música sonó extraordinaria. Acompasada, estimulante y con ritmo. Este aspecto lo tiene dominado Pedro Sánchez. La letra ya es otra cosa. Uno escucha su música y agradece que la interprete y hasta reconoce que la ejecuta con acierto, pero cuando repara en la letra y baja a la realidad se encuentra con que la cosa no es tan exitosa. Si nos atenemos a la partitura musical cuando dijo que el propósito del Gobierno es caminar junto a la sociedad, podríamos decir que roza la perfección. Pero, claro, eso es precisamente lo que ningún Gobierno logra hacer.

Reparando en los grandes asuntos de la intervención de ayer del presidente Sánchez todo cuanto dijo sonó muy bien. Franco va a ser exhumado y a dejar el Valle de los Caídos en breve. Que dicho así se agradece, pero es que ya se iba a ir en este mes de julio y ahora la cosa se ha puesto complicada y en breve puede ser una demora insoportable. Aunque después de más de 40 años, lo mismo tiene un año más que uno menos. Pero los plazos se dan para cumplirlos. La melodía del incremento de la presión fiscal a las empresas, el nuevo Pacto de Toledo y el impuesto a la banca también nos sonaron a música celestial. Sobre todo lo de gravar a la banca, que ya bastante le ayudamos. Todos sin excepción. Pero no va a resultar nada fácil a decir de empresarios y banqueros que ya mostraron su disconformidad con tales medidas y no solo no están dispuestos a soportar una mayor presión, sino que exigen una rebaja de los impuestos. Y es que ya hemos visto en demasiadas ocasiones que son ellos los que acaban por imponer su criterio.

Y la amnistía fiscal. Bien está que se comprometa a no aplicarla. Bien está que le afee la conducta a los que lo hicieron. Pero no se precisa de ninguna ley; únicamente de la voluntad de no hacerlo. Y de cumplir la palabra, cosa que no ha hecho el presidente Sánchez con lo de hacer pública la relación de los últimos favorecidos por la medida del Gobierno popular. Este tipo de promesas hay que cumplirlas, porque a falta de información veraz, nos vamos a tener que creer lo que nos dice Corinna.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La música de Sánchez