Aquellas galas de verano


Santiago Segura le está poniendo voz al programa Viaje al centro de la tele, que en esa vuelta a la nostalgia musical ahora mismo es de lo más divertido del verano. No está a la altura de Cachitos de hierro y cromo, pero provoca una enorme alegría comprobar cómo en los setenta, los ochenta y noventa los grupos y cantantes de moda llenaban horas de televisión. Es un subidón para los que crecimos viendo todos aquellos espacios: desde La edad de oro, de la mítica Paloma Chamorro, a Música Sí, Aplauso, La bola de cristal, La quinta marcha... Visto con los ojos del recuerdo, es impecable la pasión que le pusieron entonces los creativos de la tele, tal y como lo está contando ahora Santiago Segura.

En ese repaso, es imposible no caer rendida a aquellas producciones de las galas de verano, que eran capaces de combinar en entornos de lujo (desde Marbella a A Toxa) a todo un folclor de figuras que se mezclaban en un colorido musical imposible de definir. Al lado de El Fary era posible ver a Sabrina, la del Boys, boys, boys ¡o a Sabina!; o a Radio Futura; a Coque Malla junto a David Civera o Los Cantores de Híspalis. Ahora que hay tanto festival, tanto grupo independiente y tanto DJ, oler aquellas galas televisadas da hasta cierta ternura. Era otra España y otro momento, pero teníamos la capacidad de remexer combinaciones hardcore que con el paso del tiempo muchos verán como un vintage moderno.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Aquellas galas de verano