El otro fichaje del verano


De cara al espectador parece que solo hay reposiciones y programas enlatados, pero de puertas hacia dentro la tele también se mueve en verano. Hace unos días Netflix anunció el fichaje en exclusiva de Álex Pina. Para los que no caigan, el navarro es una máquina de hacer series de éxito. El riesgo es su virtud. Apostó por lo diferente, por ofrecer al espectador lo que no había visto hasta ahora, y ganó. De sus manos han salido Vis a Vis o La Casa de Papel, que tras pasar sin hacer mucho ruido por una cadena generalista consiguieron triunfar en Fox y Netflix, y es que las plataformas de pago se han convertido en un trampolín para seguir sumando espectadores por el mundo. Estamos ante un fenómeno, y Netflix lo sabe de buena tinta. El pasado mes de abril confirmó que la ficción de los atracadores era su serie de habla no inglesa más vista. Y visto lo visto, quiso atar en corto a la gallina de los huevos de oro. El productor y guionista ya está concentrado con su nuevo equipo, y aunque el debut no se espera hasta el año que viene, la pretemporada promete. Encima de la mesa tres partidazos: la tercera temporada de La Casa de Papel, un reto para Pina, que ha confesado que volver a retomar la trama, que ya tenía un final cerrado, le ha costado más que empezar de cero; Sky Rojo, un drama de acción con alta presencia femenina; y White Lines, el tercer proyecto que se hizo público esta misma semana y que se centrará en la investigación de la muerte de un mítico disyóquey de Manchester en Ibiza. Como dirían los Vetusta, esto sí que ha sido un golpe maestro. El de Cristiano no ha sido el único fichaje del verano. Pina también dispara a puerta.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El otro fichaje del verano