Dos rutas diferentes


El presidente Sánchez nos avanzó ayer la hoja de ruta del Gobierno para los próximos meses. Con su habitual optimismo, habló de aprobar los Presupuestos Generales, lograr un crecimiento económico sostenible, dialogar hasta la extenuación con Cataluña, atajar el drama migratorio y blindar el estado de bienestar. Nada nuevo si no fuese porque deducimos que el anunciado impuesto a la banca pasó a mejor vida y por su determinación a realizar una consulta por el autogobierno en Cataluña y a no intervenir ante la Fiscalía para que varíe su posición respecto a los implicados en el procés. Pero esta hoja de ruta, cargada de proyectos con buenas intenciones, poco o nada va a tener que ver con la que se lleve a cabo; porque la auténtica, la real, la va a trazar hoy el recadero president Torra, en su conferencia en el Teatre Nacional de Catalunya, y cuyo contenido fue a recoger, como siempre hace, el fugado expresident. Y es una ruta que tiene poco de tranquilizadora y mucho de malos augurios. Después de avalar el «paro de país» de los CDR, Torra se decide por desobedecer cualquier sentencia condenatoria contra los presos, realizar manifestaciones multitudinarias y movilizaciones callejeras permanentes y, en definitiva, cumplir el mandato que cree haber recibido de hacer efectiva la república, pese a no disponer de apoyo social ni de reconocimiento internacional.

Como sigue sin reconocer, o eso nos dice, que la vía unilateral ha muerto, es hasta probable que el recadero president se permita establecer plazos. En definitiva, se propone «recuperar la iniciativa» e «ir hasta el final», como ya nos adelantó. Por eso que a la hoja de ruta que ayer presentó el presidente del Gobierno hay que concederle un valor relativo.

Más que hoja son deseos, porque el auténtico recorrido de los próximos meses de este país está en manos del recadero president. Y aunque será hoy cuando nos descubra su itinerario, todo hace pensar que por encima de todo su principal objetivo es ponérselo difícil, por no decir imposible, al presidente Sánchez y a todo el país.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Dos rutas diferentes