El orgullo, el valor y la garra de María

Una oviedista de pro que por fin deja atrás su habitación de hospital


Oviedo

Hay ocasiones en las que el fútbol queda en un segundo plano para darle protagonismo a momentos difíciles en la vida de una persona. María Rojo, oviedista como la que más, lleva más de 30 operaciones en su lucha contra la enfermedad de la espina bífida y por fin hoy puede decir que todo ha quedado atrás; que, según sus propias palabras, «se acabó la pesadilla».

María llevaba desde febrero ingresada en el hospital con motivo de su problema en la médula espinal y mediante su twitter ha hecho saber a sus seguidores, que ya estaba lista para volver a casa. Precisamente ella es muy activa en esta red social, sobre todo cuando se trata de animar a su equipo, el Real Oviedo.  Es difícil encontrar un tweet en su cuenta personal en el que no esté apoyando al conjunto carbayón.

El club azul también ha tenido en su pensamiento a María durante todo este tiempo y ha tenido a bien regalarle una camiseta firmada por todo el primer equipo, dándole el máximo apoyo y cariño para que todo fuese bien y pudiera estar lo más pronto posible animando en el Carlos Tartiere.

El Real Oviedo puede permitirse bajas en su plantilla, problemas con el césped, e incluso perder algún partido que otro, pero tener a María de vuelta en las gradas del templo azul es innegociable. Bienvenida a casa.

Valora este artículo

9 votos
Comentarios

El orgullo, el valor y la garra de María