«Holmes y Watson»: Pasados de vueltas

La infame película de Etan Cohen se burla sin ningún respeto ni cariño de los personajes de Conan Doyle

John C. Reilly como Watson y Will Ferrel, como Sherlock Holmes
John C. Reilly como Watson y Will Ferrel, como Sherlock Holmes

Avalada por el dudoso honor de haber sido premiada con cuatro Razzies -conocidos como los anti Óscar-, incluido el de peor película del 2018, Holmes y Watson atrajo nuestra atención por aquello de peritar tales límites de maldad. Y sí, la película es en verdad infame, pero las hubo peores en la cosecha anual del desarticulado Hollywood que consumimos hoy.

Ya sabemos que Sherlock Holmes es el personaje de ficción que más veces ha asomado su figura en el cine y la tele; un héroe que cuenta con millones de dedicados fans, motivo por lo que, en las últimas décadas, florecieron tuneados revivals, terriblemente afectados, que en absoluto entienden la esencia del personaje de Conan Doyle.

Holmes y Watson no es la primera parodia de una figura tan apetecible para tomársela a broma. El archiconocido detective resulta en sí mismo una fuente inagotable de excesos de la que el director y productor Etan Cohen -desgraciadamente, ¡nada que ver con los hermanos Coen!- se ha decidido burlar sin ningún respeto ni -lo que es peor- el mínimo cariño. Entre el surrealismo de vía estrecha y la pura histeria, la película nos va llevando por un torpe y ruidoso derribo del mundo holmesiano. La misión es salvar a la reina de Inglaterra y, por el camino, la eterna pareja se encontrará con niños perdidos dickensianos, pepinillos gigantes, abejas asesinas y hasta con el Titanic.

El histrión Will Ferrell, colega del director del filme, da rienda suelta a toda su parafernalia de agitados recursos, mientras que John C. Reilly -añorado señor Celofán de Chicago- encarna a un Watson enamoradizo que corteja a la mismísima reina Victoria. Pasados de vueltas, los dos intentan un tour de force del no sé qué pero sin conseguir nada de nada, más allá de comerse sendas cebollas a mordiscos. Y la breve aparición de Ralph Fiennes evoca a Lord Voldemort y no a Moriarty.

En fin, que como parodia estaban mucho mejor El hermano más listo de Sherlock Holmes, aquel delirio de los años setenta montado por Mel Brooks con el equipo al completo de El jovencito Frankenstein, o la mirada inolvidablemente melancólica de Billy Wilder en La vida privada de Sherlock Holmes, obra maestra que hemos corrido a revisar cual bálsamo de Fierabrás.

«HOLMES Y WATSON»

EE. UU., 2018.

Director: Etan Cohen.

Intérpretes: Will Ferrell, John C. Reilly, Rebecca Hall, Lauren Lapkus, Kelly McDonald, Ralph Fiennes, Steve Coogan, Hugh Laurie, Pam Ferris.

Comedia.

92 minutos.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

«Holmes y Watson»: Pasados de vueltas