Gijón

Mario Pascual Alonso (Sama de Langreo, 1927- Rioseco, Sobrescobio, 2012), se ganó la vida como fotógrafo de retratos de estudio y a la tradicional fotografía de celebraciones; pero junto a esa vertiente estrictamente profesional, desarrolló otra, sumamente interesante, vinculada a la documentación de la Asturias de su tiempo, fundamentalmente el trasfondo social de los años 50 y 60 del pasado siglo en el entorno de la cuenca del Nalón. Ahora, ese legado,  integrado por miles de negativos en blanco y negro y color que abarcan desde 1959 hasta su jubilación en 1995, ha pasado a formar parte de la fototeca del Muséu del Pueblu d'Asturies. En el archivo, donado por su familia, se incluyen retratos de mineros, campesinos, pescadores, gitanos, ancianos en asilos y enfermos en hospitales, pueblos y suburbios, y retratos de numerosos escritores y artistas con los que el fotógrafo se relacionó y mantuvo lazos de amistad.

El archivo de Mario Pascual se suma así a los de Lorenzo Cabeza, de La Felguera, con fotografías de 1925  a 1940; Valentín Vega, de L’Entregu, de 1941 a 1951, y Eladio Begega, El Condáu (Llaviana) de 1960 a 1985, que se conservan en el Muséu del Pueblu d’Asturies, componiendo un conjunto fotográfico de aproximadamente ciento cincuenta mil negativos que abarca casi todo el siglo XX de la vida en la cuenca minera del Nalón.

Comentarios

La mirada de Mario Pascual sobre la cuenca del Nalón, preservada en el Pueblu d'Asturies