Ana Lena Rivera: « Los contrastes de Asturias dan mucho juego para una novela negra»

Soñaba cuando era niña con ser escritora de novela policíaca, pero lo que nunca pensó fue que su sueño se fuese hacer realidad. Ahora presenta su segunda novela «Un asesina en tu sombra»

La escritora Ana Lena Rivera
La escritora Ana Lena Rivera

Redacción

La escritora ovetense, Ana Lena Rivera (Oviedo 1972), después de veinte años como directora de una gran multinacional le dio un giro a su vida y decidió luchar por lo que era su vocación desde niña, ser escritora. Con su primer libro Lo que callan los muertos, con el que recibió el Premio Torrente Ballester, nace Gracia San Sebastián, protagonista de sus novelas y una investigadora de lo más original. A su vez lo hace también Alejandro, el hijo de la escritora, figura principal de toda esta aventura. Ahora llega Un asesino en tu sombra una nueva entrega que tiene como escenario las calles de Oviedo y en la que podremos ver a Gracia envuelta en la desaparición de Imelda, una mujer que aparece pocos días después muerta en las vías del tren.

-¿Por qué el cambio de una vida dedicada a los negocios a otra tan diferente como es el mundo de la escritura?

-Fue un cambio repentino que llevaba gestándose toda la vida. Yo de pequeña ya soñaba con ser escritora y no de cualquier cosa, sino de novela policíaca. También con ser detective, aunque eso es otra historia. Pero nunca pensé en ello como una profesión realista, de aquella lo más importante a la hora de elegir una carrera era que «tuviera salidas», así que estudié Derecho y Administración y Dirección de Empresas y empecé en una profesión más estable y económicamente segura que la de escritor. El proyecto siempre siguió ahí, conmigo, pero no era mi momento, las cosas profesionalmente me iban muy bien y lanzarme al vacío con una profesión nueva que ni siquiera sabía si se me iba a dar bien, era poco práctico. Lo que sí hice fue empezar a estudiar escritura en mi tiempo libre para estar preparada cuando llegara la oportunidad y, cuando por fin llegó, decidí lanzarme. Eso fue hace cuatro años, cuando tuve que pasar varios meses de reposo domiciliario por un embarazo del alto riesgo. Ahí se gestó, además de mi hijo, mi primera novela: Lo que callan los muertos. Por eso ambos coinciden en el tiempo.

 -¿Qué supuso para usted que su primera novela fuese galardonada con el Premio Torrente Ballester?

-Supuso una gran ayuda en el complicado camino de un escritor novel para llegar al lector, pero sobre todo, hizo que yo misma me lo creyera. Tú empiezas a escribir, de repente has terminado una novela y piensas: ¿ya está? ¿Ya soy escritor? ¿Uno es escritor porque escribe o porque tiene lectores? No sabes si lo que has hecho es una buena historia o un bodrio infumable y, de repente, un jurado del calibre del Premio Torrente Ballester, dice a los lectores, editoriales y a todo el que quiera escucharlo «¡Ey, atención aquí, leeros este libro, que es bueno!» De repente, tu historia se convierte en realidad.

-¿Cuál es su fuente de inspiración a la hora de escribir?

-No hay una fuente concreta, son cosas que por lo que sea en su momento te impactaron y se quedan en tu subconsciente hasta que salen en forma de novela. Lo que callan los muertos está inspirada en las historias que escuchaba a los adultos sobre la posguerra y lo diferente que era la vida entonces. Un asesino en tu sombra, en cambio, es muy actual, habla de temas que ocurren hoy, cosas que ya no recuerdo cuando escuché por primera vez, pero que está claro que me impactaron, como la trata de menores para prostituirlas, los fraudes alrededor de obras sociales en fundaciones y ONGs, la  situación de los enfermos crónicos, lo  carismáticos que pueden ser a veces los corruptos, los traumas con los que cargan los hijos de padres suicidas, la continuidad de la pareja tras la pérdida de un hijo… Lo que hay después de elegir los temas es un largo proceso de documentación.

-¿Quién es Gracia San Sebastián?

-Una mujer corriente, luchadora, a la que la vida le pone en situaciones complicadas y pelea para salir adelante. Cada día se enfrenta a la vida con ganas de ser mejor, de disfrutar y de superar las cosas malas que le suceden a ella y en su entorno. Es una persona real, aunque no exista es muy real, muy humana.

-El nacimiento de su hijo ha ido a la par con el de Gracia San Sebastián, ¿qué ha supuesto esto para usted?

-La oportunidad de dar ese paso, ese cambio profesional que llevaba tanto tiempo rondándome: si no me quedo embarazada y no me ponen en reposo domiciliario tanto tiempo, ¿quién sabe?

-¿Se identifica con Gracia, las cosas que le pasan, los problemas que le surgen… con aspectos de su vida?

 -Me siento un poco identificada con cada personaje. Con Gracia, con su hermana Bárbara, con su amiga Sarah, con el comisario Miralles, con Jorge, el marido de Gracia, con Geni, la mujer del comisario… Al final en todos los personajes y en todas las tramas pones algo tuyo, de la gente que conoces, de tus experiencias, de las historias que te han contado, incluso de aquellas que ni siquiera recuerdas. Sobre todo, de esas.

-¿Con el segundo libro se van a convertir sus historias en una saga de intriga? ¿Ya tiene el tercer libro en mente?

-Sí, siempre me da miedo cuando estoy terminando de escribir una historia que no se me ocurra la siguiente, pero en cuanto termino una historia es como si liberara espacio en mi mente para dejar paso a la siguiente.

-¿Se siente orgullosa de ser una escritora asturiana reconocida? 

-Me siento muy orgullosa de ser asturiana, me encanta ser escritora, y que me reconozcan, en el sentido de que a la gente le gusten mis historias, disfruten leyéndome, las tramas les atrapen… eso es mucho más que orgullo, eso es un sueño.

-En el libro menciona calles, bares y diversos lugares de Oviedo, como los escenarios de esta intrigante novela ¿es la manera de hacer ver a los lectores la pasión por su ciudad natal? ¿Qué le sugieren dichos escenarios?

-La pasión por Oviedo por supuesto, pero va más allá: es la manera de atar la historia a la realidad. Me resulta muy difícil escribir si no puedo visualizar dónde están los personajes, incluso sentir el olor del sitio dónde están. Por eso, en Un asesino en tu sombra, que aparecen dos ciudades europeas, Zúrich y Copenhague, son dos ciudades que conozco. También aparece Gijón y lo hace en las fiestas de Begoña, que es lo que yo he vivido siempre de Gijón, porque pasaba los veranos allí con mi familia en la época de estudiante. El tener vivencias en los lugares que utilizo me permite describirlos con muchas menos palabras que si tuviera que inventarlos porque solo tengo que contar lo que ya tengo en la cabeza, las sensaciones que me provoca pensar en esos lugares. 

-¿Qué aporta Oviedo a sus novelas?

-Los asturianos vivimos Asturias con intensidad, el carácter asturiano viene con el orgullo por la tierra de serie, con la pasión por el paisaje, las cosas buenas y por la gente de aquí, como siempre que eso ocurre, surgen choques y críticas, pero también hay una propensión a ayudar al vecino que da a las historias mucha fuerza, las hace diferentes. Asturias también permite los contrastes: la montaña y el mar, la distinción de las mansiones de indianos que salpican la costa y, a pocos kilómetros, la dureza de la cuenca minera, el sol de algunos días de invierno y la lluvia de otros en pleno agosto. Para una novela negra, ese contraste da mucho juego.    

Y esa parte es la racional, pero la realidad es que cuando me decidí por Asturias no pensé en todo eso, me salió natural: llevo 29 años felices en Madrid, pero también echo de menos mi tierra y cada día que escribo es como pasear por mis raíces.

 -¿Qué le supondría el paso a la gran pantalla?

-Me encantaría ver mis novelas en el cine, en el teatro o en una serie de televisión. Yo escribo para entretener, para aportar emoción a mis lectores, para contarles historias nuevas que conmuevan sus sentimientos y despierten su curiosidad por los temas que trato, para que les sirvan de vía de escape cuando lo necesiten, incluso para procesar mejor lo que sucede en su vida cuando se siente identificados con las reacciones y las vivencias de los personajes. Cualquier medio que acerque mis historias a más personas que puedan disfrutarlas, es bienvenido.

Comentarios

Ana Lena Rivera: « Los contrastes de Asturias dan mucho juego para una novela negra»