Phil Spector: el productor que convirtió el estudio de grabación en un instrumento más

Xesús Fraga
Xesús Fraga REDACCIÓN / LA VOZ

CULTURA

Spector, en el centro, durante una comparecencia judicial en el 2004
Spector, en el centro, durante una comparecencia judicial en el 2004 BRENDAN MCDERMID | Efe

Fallece a los 81 años el creador de la técnica del «muro de sonido»

18 ene 2021 . Actualizado a las 20:08 h.

Viendo las marcas evidentes de su deterioro físico y mental durante las comparecencias judiciales por la muerte de la actriz Lana Clarkson, se podría tomar a Phil Spector por otra estrella desquiciada, perdida en su propio laberinto interior. Sin embargo, su talento y su contribución resultaron decisivos para el desarrollo de la música popular e inauguraron la figura del productor moderno, alguien que quizá no podría ser considerado estrictamente un músico, pero que sacaba partido al instrumento más poderoso: el estudio de grabación.

Spector revolucionó la forma en que se registraban las canciones, dotándolas de una sonoridad única gracias a la inversión de lo que hasta entonces era el trabajo de estudio: en vez de capturar una interpretación lo más cercana al directo, el productor no aspiraba a que su resultado pudiese trasladarse a un escenario, sino que sonase lo mejor posible en radios y máquinas de discos, vehículos cada vez más privilegiados en la difusión y popularidad de los artistas. Spector aplicó a sus técnicas un concepto que denominaba como wagneriano, la creación de «pequeñas sinfonías pop». Fue el primero en recurrir a orquestas completas, algo inédito entonces en la escena comercial, para levantar lo que se llamó un «muro de sonido». Percusión, secciones de cuerda y viento, pianos... Spector duplicaba y triplicaba las partes no con el objetivo de alcanzar el mayor nivel de ruido, sino el de dotar a la grabación de densidad, haciendo un uso extensivo e inteligente de la reverberación.

El resultado fue instrumental en las carreras de los artistas que apadrinó y de aquellos que buscaron sus servicios, un quién es quién del pop de la década prodigiosa de los sesenta, a la que Spector quedará ligado para siempre: grupos vocales como las Ronettes y las Crystals, Righteous Brothers, Ike & Tina Turner, los Beatles -más Lennon y George Harrison en solitario-, Leonard Cohen, los Ramones... Y no solo ellos. El «muro de sonido» inspiró incontables imitaciones; Brian Wilson y los Beach Boys fueron alumnos aventajados.