Juan Gabriel Vásquez: «Para mí, el novelista es un historiador de las emociones»

CULTURA

Vásquez terminó su novela durante la pandemia
Vásquez terminó su novela durante la pandemia BENITO ORDÓÑEZ

El escritor colombiano narra en «Volver la vista atrás» la increíble peripecia del cineasta Sergio Cabrera

27 feb 2021 . Actualizado a las 09:53 h.

Autor de las premiadas novelas El ruido de las cosas al caer, Las reputaciones o La forma de las ruinas, de colecciones de relatos como Canciones para el incendio, y ensayos literarios, Juan Gabriel Vásquez (Bogotá, 1973) es uno de los escritores latinoamericanos más destacados y originales. En Volver la vista atrás (Alfaguara) cuenta la increíble historia del director de cine colombiano Sergio Cabrera, desde las peripecias familiares durante la Guerra Civil española y el exilio en varios países de América, a su estancia en la China de la Revolución Cultural como guardia rojo y sus tres años en la guerrilla maoísta colombiana. «Cabrera nunca ha dejado de ser un hombre de izquierdas, pero ha sido capaz de revisar y criticar de forma muy lúcida y valiente el lado fanático y totalitarista de las ideologías que marcaron su vida», afirma. El cineasta revisó el manuscrito, pero «no censuró absolutamente nada, porque entendió que no valía la pena pasar por todo este trabajo, 30 horas de conversaciones y la búsqueda de documentos, para maquillar la realidad», señala.

-¿Cómo nació este libro?

-En el 2013 Sergio Cabrera recibió una propuesta de una productora de que hiciera una película basada en su experiencia en China en los años 60. Me encargó que escribiera la historia y para ello nos sentamos con una grabadora a hablar de su vida. El proyecto nunca se llevó a cabo pero me di cuenta de que ahí había una historia que me interesaba y quería contar en forma de libro. Enfermé de coronavirus en marzo, fui unos de los primeros casos en Colombia, no necesité hospitalización, pero fue duro, tuve neumonía en un momento en el que no se sabía nada. Esta novela la terminé durante la pandemia, fue como un refugio para escapar del caos que estábamos viviendo.

-Leyendo su libro hay que estar de acuerdo con que la realidad supera muchas veces la ficción.

-Si hubiera querido escribir una historia completamente inventada no habría podido meter todo esto en un mismo libro porque nadie se lo creería. La vida de Sergio es como una especie de Zelig, el personaje de Woody Allen, o de Forrest Gump, que parece que están presentes en cada momento definitivo de la historia de su tiempo.