«El Padrino» cumple 50 años como una de las mejores películas de la historia

CULTURA

-

José Luis Losa y Miguel Anxo Fernández descubren los aciertos de un filme que fue aplaudido desde su estreno por crítica y público

19 ene 2022 . Actualizado a las 09:19 h.

Los fans de El Padrino saben todas esas curiosidades que rodean a un filme icónico que este año cumple 50 años. Saben, por ejemplo, que el papel de Marlon Brando, el carismático Vito Corleone, estuvo pendiente de un hilo, porque, como cuenta el crítico José Luis Losa, los desmanes del actor habían sido muchos y a principios de los setenta le antecedían muchos fracasos en taquilla. «Brando estaba muerto, estaba caput, pero cuando los de la Paramount vieron su casting, porque tuvo que enfrentarse a una prueba a los 47 años, se callaron todos», avanza Losa, que vio por primera vez el filme de Francis Ford Coppola en una reposición en un cine de pueblo a mediados de los setenta. Brando se emperró en ese papel que, cuenta la leyenda, estaba previsto para actores como Laurence Olivier. «Es un magnífico intérprete —dice Losa—, ¡pero imagínate el resultado si se metiese en la piel de un italoamericano!».

Porque uno de los grandes aciertos de este filme que Coppola dirigió a los 31 años es, precisamente, la elección de los actores. «Eu vin a película de estrea nun cine de Ourense e quedei totalmente impactado», relata el crítico y profesor Miguel Anxo Fernández, que se rindió a un filme que rompió el canon del thriller. «A súa violencia explícita é brutal, foi un cambio do Novo Hollywood, que xa se iniciara co ametrallamento final de Bonnie and Clyde. Tamén aparece en The Wild Bunch (La pandilla salvaje), de Sam Peckinpah, pero a partir de El Padrino é moito máis. Xa non morrías só pola metralleta, podían colgarte, asfixiarte ou poñerte a cabeza do cabalo na cama», di Fernández. En eso coincide plenamente Losa que, como él, asegura que El Padrino, que le dio el Oscar a Brando y se llevó el de mejor película y guion adaptado, cumple 50 años en una forma espléndida, porque para los dos críticos la década de los setenta es la mejor del cine norteamericano. «A partir de ahí todo se infantiliza», resume Losa, mientras que Miguel Anxo Fernández marca entre Bonnie and Clyde, en 1967, y La puerta del cielo, en el 80, los años dorados.

Pero El Padrino fue mucho más. No solo recibió desde su estreno la ovación del público y de la crítica, lo que la ha llevado a ser clasificada como una de las mejores películas de toda la historia (en algún ránking solo superada por Ciudadano Kane, de Orson Welles), sino que consiguió, con un trabajo de casting espectacular, que los espectadores conectasen emocionalmente con una familia de gánsteres. «Eso estaba ya vigente en el best seller de Mario Puzo, pero Coppola lo bordó», asegura Losa. «Todos os personaxes son un acerto, James Caan como Sonny, o irmán sanguíneo; Talia Shire como Connie, a irmá que anda bruxuleando todo; Al Pacino como Michael, o máis repousado; Robert Duvall como Tom Hangen, o consiglieri; John Cazale, como Freddo, o irmán máis débil, e por suposto, Brando como Vito Corleone», recuerda Miguel Anxo Fernández.