Greta Thunberg tiene más cerca Galicia, pero mantiene el rumbo hacia Lisboa

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

CUMBRE DEL CLIMA

MIKE SEGAR | REUTERS

Su catamarán realiza una ruta similar a la de Colón cuando llegó al puerto de Baiona

01 dic 2019 . Actualizado a las 11:17 h.

«Ya se huele Lisboa». Riley Whitelum de debe tener el olfato muy fino, porque cuando escribió esta frase en su Instagram aún estaba a casi 2.000 kilómetros de la capital lusa. Pero lo cierto es que tanto él, como su esposa, su hijo de 11 meses y, sobre todo, Greta Thunberg, acompañada de su padre, tiene cada vez más cerca su objetivo: atracar en el puerto lisboeta para luego viajar en un coche eléctrico hacia Madrid para participar a partir del lunes en la cumbre del clima (Cop25).

El catamarán en el que viajan, La Vagabonde, propiedad de la familia australiana y capitaneado por la británica Nikki Henderson se situan en estos momentos a poco más de 1.400 kilómetros del destino elegido, empopados y con vierto a favor. Si nada se tuerce, el martes por la tarde llegarán a tierra. Viajan a una velocidad media de entre 18 y 20 kilómetros por hora, por lo que entre 48 y 50 horas alcanzarán la costa. O incluso antes si fuerzan. Pero, en realidad, el barco estaba localizado justo enfrente de Galicia, por lo que si quisieran ganar tiempo lo más razonable es que hubieran elegido un puerto gallego.

«Ahora mismo tienen A Coruña delante. Lo lógico sería ir a un puerto de Galicia, porque el barco está enfrente de la fachada gallega, pero tampoco les supondrá ningún problema si optan por Lisboa. Van empopados y pueden elegir cualquier destino», explica Gabriel Rosón, oceanógrafo de la Universidade de Vigo que está siguiendo la ruta del catamarán.