Odegaard, el futbolista que renunció a evadir impuestos por una «cuestión moral»

El padre del joven centrocampista del Real Madrid se negó a participar en un esquema como el que ha implicado a Cristiano Ronaldo


Cuando varias estrellas del fútbol están siendo cuestionadas por un caso de evasión fiscal, el padre del joven prodigio noruego Martin Odegaard rechazó cualquier subterfugio por «una cuestión moral», informa este lunes el semanario alemán Der Spiegel.

«De todas maneras va a ganar mucho dinero. Es por lo tanto una cuestión moral no meterse en problemas para ahorrar algunos impuestos, cuando otra gente debe luchar para pagar sus facturas», escribía, según un documento hecho público por Der Spiegel, el padre del jugador, Hans Erik Odegaard, en diciembre del 2015 cuando abogados le proponían los servicios de una sociedad especializadas en una optimización fiscal.

Der Spiegel, en el origen de estas revelaciones sobre la evasión fiscal en el fútbol, con otros varios medios de comunicación europeos, afirma: «Los dosieres de Football Leaks contienen varios millones de documentos, hay que buscar mucho para encontrar casos de esta naturaleza». El joven noruego de 17 años, fichado por el Real Madrid en enero del 2015, había debutado en la liga a la edad de 16 años, el 23 de mayo del mismo año. Pero por el momento no es utilizado por Zinedine Zidane, que lo deja jugar en el Castilla. El club francés Rennes podría buscar su cesión en el mercado de invierno.

Según la investigación de diarios europeos, la estrella del Real Madrid, Cristiano Ronaldo, y el entrenador del Mánchester United, Jose Mourinho, estarían entre los principales beneficiarios de un «sistema de disimulación fiscal y blanqueo». A partir de filtraciones obtenidas por el semanario alemán Der Spiegel, estos diarios, afirman que Cristiano Ronaldo habría «disimulado 150 millones de euros en paraísos fiscales, en Suiza y en la Islas Vírgenes Británicas», beneficiándose de «un sistema elaborado por su agente Jorge Mendes».

Comentarios

Odegaard, el futbolista que renunció a evadir impuestos por una «cuestión moral»