El Gobierno deberá poner orden en la Mutualidad de Futbolistas

Tomará medidas después de las graves irregularidades encontradas tras tres meses de inspección por parte de la Dirección General de Seguros y Hacienda

.

Redacción / La Voz

El Gobierno ha decidido poner orden en la Mutualidad de Futbolistas. Tal y como informó este periódico ya en el mes de septiembre, el ejecutivo, a través de la Dirección General de Seguros (DGS) y con la ayuda de funcionarios de Hacienda, lleva tiempo inspeccionando las cuentas y las actuaciones de la Mutualidad a lo largo y ancho de la geografía española.

Aunque la sombra de la sospecha sobre la gestión de las mutuas viene de mucho más atrás, lo cierto es que ha sido la operación Soule la que ha motivado que el Gobierno entrara de lleno en el asunto. De hecho, en los miles de folios de los que consta el sumario hay un buen espacio dedicado a la Mutualidad de Previsión Social de Futbolistas Españoles de Prima Fija. Las investigaciones de la UCO pusieron el foco en un nutrido grupo de federaciones territoriales en las que existían flujos de dinero hacia empresas relacionadas con los directivos federativos y en las que también se producían contrataciones de familiares.

Según ha podido saber este periódico, entre quienes se han encargado de la inspección ha sorprendido el poco rigor con el que se gestionaba la Mutualidad, con habituales carencias de soporte documental y actuaciones poco serias. Por esta razón, desde la DGS, que actúa bajo el mandato del Ministerio de Economía, se pretende reordenar un organismo muy importante dentro del fútbol español. Tanto por su finalidad, que no es otra que la de velar por la correcta atención médica de los futbolistas lesionados, como por la cantidad de personas afectadas. No hay que olvidar que en España hay más de ochocientas mil licencias en la Federación Española de Fútbol.

El caso de la Mutualidad de Futbolistas es uno más dentro de la larga lista de escándalos dentro de la Federación Española de Fútbol. Uno de los últimos episodios que han aflorado en los últimos días es la petición de Villar en el Contencioso-Administrativo de que le sea devuelta la presidencia de la RFEF. Igualmente, según publicaba ayer el portal digital de derecho deportivo Iusport, Juan Padrón, el que fue vicepresidente y máximo responsable económico en la etapa de Villar, también ha solicitado en el juzgado que se suspenda el castigo temporal al que fue sometido por decisión de la junta directiva del Consejo Superior de Deportes.

Ni que decir tiene que estas dos peticiones, la de Villar y Padrón, tienen tensionada la federación. Y ello a pesar de que los expertos jurídicos consultados no le dan muchas opciones a los exdirigentes de que consigan sus pretensiones. En cualquier caso, solo la posibilidad de que tal cosa pudiera ocurrir ha sembrado el pánico entre aquellos empleados y directivos que desde la detención de Ángel María Villar, su hijo y Padrón cambiaron sus lealtades.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno deberá poner orden en la Mutualidad de Futbolistas