El Lugo afronta la liga en cuadro

Podría afrontar el primer partido con solo 12 futbolistas del primer equipo


El Lugo comenzará la liga el sábado frente al Extremadura, un encuentro al que es muy posible que el equipo llegue prácticamente en cuadro debido a la falta de incorporaciones para cerrar la plantilla y las bajas más que posibles con las que contará por lesiones.

El equipo tiene 17 jugadores con ficha del primer equipo: Alberto Varo y Ander Cantero como porteros, los defensas Campabadal, José Carlos, Lebedenko, Leuko y Canella, los centrocampistas Jaume Grau, Carlos Pita, Seoane, Juan Muñiz, Iriome, Campillo, y Tete Morente, y los delanteros Manu Barreiro, Carlos Castro y Cristian Herrera.

A esta corta plantilla hay que añadir que las lesiones no están ayudando al equipo. La presencia de Campabadal, Iriome y Campillo en la primera convocatoria es más que dudosa por diversos problemas físicos, mientras que Tete Morente, aunque no está en plenitud de condiciones, sí podrá ser de la partida a menos que surjan complicaciones de última hora.

A esta lista hay que sumar al defensa Serge Leuko, actualmente recuperándose de una lesión que le apartó durante varios meses de los terrenos de juego y que podría reaparecer en septiembre, y a un futbolista polivalente como Gerard Valentín, quien, a falta de confirmación oficial, llegará al equipo rojiblanco cedido por el Deportivo, pero que podría no aterrizar a tiempo.

Con estos condicionantes podría ser que la primera convocatoria del Lugo en su estreno en casa podría quedar reducida a 12 futbolistas del primer equipo, con lo que tendrían que incluir a un elevado número de jugadores del equipo filial.

La carencia de hombres quedó patente a lo largo de la pretemporada, obligando al entrenador a convocar asiduamente, tanto para jugar partidos amistosos como para participar en entrenamientos y que las sesiones fueran de calidad, a numerosos jugadores del filial de Tercera. La situación fue especialmente curiosa en el partido de presentación del equipo disputado el pasado viernes ante la Ponferradina en el que en la convocatoria solo había una docena de futbolistas del conjunto de Segunda A debido a las bajas por lesión.

Uno de los principales motivos por los que los responsables de la parcela deportiva de la entidad no han incorporado todavía a los esperados refuerzos es la tardanza de los equipos de Primera División en cerrar sus plantillas, lo que origina que no hagan efectivos los descartes que podrían encontrar acomodo en conjuntos de Segunda División.

El principal talón de Aquiles de la escuadra rojiblanca en la actualidad es el centro de la defensa. La marcha del central portugués Miguel Vieira, una de las grandes revelaciones de la categoría la pasada temporada, al fútbol turco, unido a la no renovación de otro de los centrales titulares la pasada campaña, Josete, dejó al equipo cojo en el eje de la zaga, por lo que están obligados a incorporar a dos futbolistas para este puesto.

Los problemas en el centro de la defensa hicieron que el centrocampista Carlos Pita jugara todos los partidos de la pretemporada de central. Esta permuta de puesto es del agrado de su entrenador, Eloy Jiménez, que ya reconoció que le gusta lo que aporta el coruñés en este puesto.

El excelente rendimiento de los nuevos fichajes: Ander Cantero, Jaume Grau, Borja Domínguez, Canella y Carlos Castro y de los jóvenes del filial es lo más positivo de esta complicada situación del club lucense.

Comentarios

El Lugo afronta la liga en cuadro