44 años de la primera gran proeza de Herminio Menéndez

«Al principio fue una decepción, porque aspirábamos al oro, pero con el tiempo valoras lo conseguido», afirma el piragüista asturiano

Herminio Menéndez, en un entrenamiento en un K1.Herminio Menéndez, en un entrenamiento en un K1
Herminio Menéndez, en un entrenamiento en un K1

La medalla de plata conseguida por el K-4 en los Juegos de Montreal76, primera de las 16 preseas olímpicas del piragüismo español, cumple este viernes 44 años. El asturiano Herminio Menéndez, Luis Gregorio Ramos Misioné, José Ramón López Díaz-Flor y José María Esteban Celorrio, los tripulantes de aquel bote, pronostican que la cosecha olímpica española se incrementará al menos con otras tres medallas en Tokio 2020.

Los integrantes de aquél histórico K4 hablan ante la efeméride de la gesta conseguida en 1976, un año después de proclamarse campeones del mundo. El asturiano Herminio Menéndez, el gallego Luis Gregorio Ramos Misioné, José María Esteban Celorrio y el ceutí José Ramón López Díaz-Flor, coinciden en el recuerdo imborrable de aquella proeza; en la ambición, sacrificio y confianza de la embarcación; en el sentimiento de favoritos que les dejó una primera sensación de decepción al no lograr el oro, y en la aportación de su entrenador, Eduardo Herrero.

También son unánimes al vaticinar que en Tokio el piragüismo español logrará, al menos, 3 medallas.

Herminio Menéndez (Candás, 20 de diciembre de 1953), ganó 3 medallas olímpicas (Montreal'76 y dos en Moscú'80) y 8 en Campeonatos del Mundo. «Son fechas imborrables en mi vida, que lógicamente recuerdo con emoción y con alegría. Fue mi primera medalla olímpica, de las tres que conseguí».

«Al principio, fue una pequeña decepción porque yo estaba convencido de que íbamos a ganar. Fue una regata muy disputada, con una lucha en cabeza entre Alemania y nosotros, éramos los dos favoritos, pero la experiencia del marca ruso de quedarse atrás y poder coger la ola de los rumanos le hizo que al final nos pillaran desprevenidos y por 26 centésimas ellos lograran el oro. Con el paso del tiempo valoras lo conseguido».

«Creo que el piragüismo español en Tokio estará peleando por 3 o 4 medallas, y espero que las logren».

Luis Gregorio Ramos Misioné (Lugo, 15 mayo de 1953, consiguió 2 medallas olímpicas (Montreal'76 y Moscú'80) y 8 medallas mundiales. «La medalla de Montreal la perdimos porque éramos campeones del mundo, eso era un peso muy grande, y quizás nos confiamos más de la cuenta, pero la diferencia tan ajustada que separó la medalla de oro de la de plata indica que podríamos haber ganado nosotros como ganaron los rusos en ese momento»

«Teníamos unas grandes cualidades, un enorme espíritu de sacrificio y contábamos con un gran entrenador, Eduardo Herrero».«Mi pronóstico para los JJOO de Tokio es que el piragüismo español puede alcanzar 4 medallas, dos de ellas pueden ser de oro, sobre todo la del K4, que es un barco que está en primera línea y hasta le vino bien este aplazamiento de un año».

José Ramón López Díaz-Flor (Ceuta, 22 de noviembre de 1950, ganador de 1 medalla olímpica (Montreal'76) y 6 en Campeonatos del Mundo): «La clave de nuestra medalla de plata estuvo en dos cosas. Primero, en la ambición que teníamos los cuatro de ser campeones olímpicos. Después, indudablemente, el gran trabajo que se hizo, destacando el del entrenador, así como el sentido de sacrificio que teníamos. Sin esa ambición no lo hubiéramos conseguido».«Para mí no fue un éxito el resultado de los Juegos, sino fue un fracaso, porque nosotros éramos candidatos únicos a ser los campeones olímpicos»

«Estoy seguro, y lo tengo bastante claro, que vamos a sacar tres medallas en los Juegos de Tokio. Ojalá fueran más, pero yo sólo estoy hablando de esprint, si bien creo que en eslalon también tenemos un equipazo. Tengo argumentos para decir que vamos a sacar tres medallas en los Juegos. Ojalá sean más y yo sea el equivocado. Palabra de campeón del mundo».

José María Esteban Celorrio (Lérida, 27 de mayo de 1954, consiguió 1 medalla olímpica (Montral'76) y 3 medallas en Mundiales). «El éxito de Montreal estuvo en la preparación que hicimos durante todo el año, fundamentalmente en la concentración que estuvimos en Nottingham. Allí fue donde pusimos la base de toda nuestra preparación, porque nos dimos unas auténticas palizas épicas de entrenar».

«El primer sentimiento cuando llegamos a la meta era que habíamos perdido el oro. Para todos los equipos participantes en esos Juegos éramos los auténticos favoritos».

«Es muy difícil hacer un pronóstico de las medallas que España pueda conseguir en Tokio, pero me voy a aventurar a decir que pueden ser tres o cuatro, más bien cuatro».

Comentarios

44 años de la primera gran proeza de Herminio Menéndez