La batalla de Tenneco en 1.380 imágenes

Un libro de dos volúmenes recoge la lucha de los trabajadores. El asturiano Diego Canga señala que la lucha sindical inteligente y la unidad política fueron claves para la continuidad de la fábrica

Presentación del libro «La Monroe no se cierra». en Gijón.Presentación del libro «La Monroe no se cierra». en Gijón
Presentación del libro «La Monroe no se cierra». en Gijón

Gijón

El asturiano Diego Canga, jefe del Gabinete del vicepresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, ha destacado en Gijón que «una lucha sindical inteligente, una unidad de acción política admirable y lograr llevar la batalla del conflicto laboral a la Comisión Europea» son los tres elementos que permitieron que la historia de la lucha de los trabajadores de la planta gijonesa de Tenneco Automotive para que esta no se cerrara acabara «muy bien» y siendo ejemplo en Asturias y toda España.

«Me presta ver a los trabajadores con la sonrisa en la boca viendo que todo acabó bien», ha indicado durante la presentación del libro La Monroe no se cierra, en el que se recoge a través de imágenes un recorrido por la historia del conflicto laboral de la planta gijonesa de Tenneco Automotive, dividido en dos volúmenes, 2013 y 2014. El acto ha tenido lugar en el marco de la 60 Feria Internacional de Muestras de Asturias,, en el que han intervenido el portavoz del Gobierno local del Ayuntamiento de Gijón, Fernando Couto (Foro), el representante del Comité de Empresa Javier Álvarez y el autor del libro, Pablo Dono.

Canga, asimismo, ha incidido en que el conflicto laboral partió de una decisión «equivocada» de cerrar la fábrica, algo que se consiguió rectificar. Ha resaltado, además, cómo los trabajadores fueron capaces de provocar la simpatía de la gente al luchar con «armas inteligentes» y siendo conscientes que la quema de neumáticos no afectada en nada en EEUU, donde estaba la cúpulda directiva de la multinacional de amortiguadores. También ha resaltado la suerte de encontrar a un italiano en la Comisión Europea que conociera Gijón, en referencia a Tajani, que entonces era comisario europeo de Industria pero anteriormente lo fue de Transportes, época en la que viajó a la Villa de Jovellanos. A esto se sumó la buena relación con el socialista asturiano y excomisario europeo Antonio Masip y a la voluntad de Tajani de reindustrializar Europa. Ha remarcado, asimismo, que el presidente de Tenneco, Gregg Sherrill, era un «buen hombre» al que habían «engañado» para justificar el cierre de la planta gijonesa de Tenneco.

Con todo, ha mostrado su deseo a que se saquen lecciones de esta experiencia positiva, así como que haya más Monroe -nombre anterior de Tenneco-- y que su éxito se reparta por más sitios de Asturias y de España.

Juego en equipo

Couto, por su parte, ha hecho un resumen cronológico del conflicto laboral y ha resaltado especialmente, en declaraciones a los medios de comunicación antes del acto, la unión de todas las administraciones y que hubo unas negociaciones pacíficas que dieron lugar a la reapertura de la planta. «Asturias jugó en equipo», ha destacado, para después remarcar que fue «un hito» que espera que sirva de referente en Asturias y en el país en el futuro, ante situaciones «injustas» como esta. Entre otras cosas, ha recordado que fue la primera vez que una Administración contrató un bufete de abogados externos con fondos públicos para la defensa de los trabajadores. «Se dio un mensaje único», ha insistido.

Por otro lado, en el acto ha intervenido también un representante de los trabajadores, quien ha agradecido a Masip que les abriera las puertas de la Comisión Europea, a Tajani por haber intervenido y mediado en el conflicto y a Canga por la defensa del derecho de los trabajadores que hizo.

1.380 imágenes

En cuanto al libro, su autor, Pablo Dono, uno de los trabajadores afectado en el conflicto de Tenneco, ha explicado que se decidió por hacerlo de manera cronológica y sin textos añadidos, salvo una breve descripción de las imágenes y la fecha, para que cada uno pudiera contar la historia «tal cual la vivió». Ha explicado que el libro se divide en dos tomos en función de los años del conflicto. Lo empezó a hacer para él con fotografías suyas, para tener un recuerdo, pero luego le pidieron que lo hiciera para todos los compañeros. De hecho, sólo se han editado 250 ejemplares, uno para cada trabajador y 50 más para repartir en las bibliotecas municipales que solicitó el ayuntamiento. Consta en total de 160 páginas y 1.380 fotos, aunque llegó a recopilar 35.000, algunas de ellas cedidas por los periódicos, que resumen el conflicto desde el anuncio del despido a la reapertura. «Fuimos referente», ha resaltado el autor del conflicto de Tenneco.

Meses de encierro

Cabe recordar que tras el ERE de extinción los trabajadores de Tenneco comenzaron un litigio judicial y paralelamente meses de encierro en la fábrica. Las protestas llegaron hasta Bruselas, donde consiguieron el apoyo del actual vicepresidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, anteriormente comisario europeo de Industria.

Gracias a la mediación de Tajani se inició una negociación entre el Comité de Empresa y la multinacional en la que se llegó a un acuerdo para la reapertura de la fábrica, tras haberse declarado nulo judicialmente el ERE de extinción. El acuerdo incluía un plazo de dos años para la venta de la planta gijonesa. La venta a Quantum Capital Partners se materializó el pasado mes de abril. En la mediación de Tajani influyó además el comisario europeo socialista Antonio Masip, al que los trabajadores de Tenneco llaman padrino en señal de gratitud.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La batalla de Tenneco en 1.380 imágenes