El pequeño comercio asturiano se une al «Black Friday»

Cientos de negocios de las principales ciudades de la región ofrecerán durante estos días descuentos que pueden alcanzar el 70% en algunos casos

Carteles en comercios ovetenses que anuncian las promociones del «Black Friday»
Carteles en comercios ovetenses que anuncian las promociones del «Black Friday»

Redacción

Aún estamos en noviembre, pero ya se huele la Navidad. Alumbrados, villancicos, turrones y…regalos. Cada año parece que la campaña navideña comienza un poco antes y viene a enlazarse con una costumbre norteamericana que comenzó hace unos años, sobre todo a través del comercio electrónico: el Black Friday. Ésta campaña de rebajas llegó a España hace unas temporadas, dio el salto al comercio físico y se está convirtiendo en un hábito más que ha adoptado el país, similar a la de celebrar Halloween. Cada vez más comercios se adscriben a ella, buscando comenzar las ventas de cara a la Navidad lo antes posible y casi enlazando con ella. Así, la campaña ha convertido en el segunda más importante del año, solo superada por los Reyes Magos, y es conocida por el 86% de los asturianos que gastarán, de media, 151 euros según el estudio realizado por el observatorio Black Friday Worten-GfK. De esta manera ya se pueden ver carteles en los escaparates de los negocios más céntricos -y de los que no lo son tanto- anunciando suculentos descuentos que, en algunas ocasiones, pueden alcanzar el 70%.

«Hace un par de años que los comerciantes nos dijeron que querían adherirse. Pasó de Internet a las grandes empresas de distribución y luego a la calle de la mano de los pequeños comercios», explica Magdalena Huelga, de la Federación Asturiana de Comerciantes. Por su parte, están apoyando las promociones mediante una campaña publicitaria de cartelería genérica. «Nosotros acotamos un periodo concreto, que son los días 25 y 26 de noviembre, para que el consumidor tenga la seguridad de que en esas fechas va a encontrar los descuentos», explica.

Similar es la iniciativa que está impulsando la Unión de Comerciantes de Gijón, que ha creado una campaña que se desarrolla de jueves a sábado, ambos inclusive, y recibe el nombre de Compras felices. «No nos gustaba mucho llamarlo Viernes Negro, aunque en inglés suena muy bien eso de Black Friday. Así que hemos nombrado la campaña de esta manera», comenta David Argüelles, presidente de la asociación gijonesa, ya que creen que el acto de ir con tu familia a compartir esos momentos «es algo feliz». La campaña consiste en alrededor de 150 comercios que han asegurado unos descuentos de un mínimo del 25% en una serie de artículos. «Ese es el mínimo, pero pueden ser más altos. Para la época en la que estamos es una rebaja bastante interesante», asegura Argüelles.

Disparidad de descuentos, zonas y sectores

El consumidor encontrará una gran disparidad de descuentos. «Los comercios están muy atomizados y cada comerciante sabe los que puede hacer y los que no, pero lo que si es aproximado es que el esfuerzo es similar a cualquier campaña de rebajas reales, como podían ser las campañas de enero o verano», explica Huelga. En su opinión no se han de ofrecer «ganchos» en forma de artículos con una gran rebaja, ha de ser una rebaja en todo el comercio.

En cuanto a la zonas, a diferencia del centro a los comercios de las zonas periféricas «no les interesa demasiado», según afirma Marta Pérez, presidenta de la Asociación de Autonómos y Comercio de Oviedo (Adaco). Desde su asociación tampoco creen que el Black Friday sea la panacea, ni mucho menos. «El Black Friday se mantiene por la vorágine que tiene en todo el mundo, y simplemente es una oportunidad de ventas más. Tampoco vemos un aumento en especial», declara la presidenta. 

Los que se han adscrito son, principalmente, comercios de moda y complementos, perfumería, pero también de pequeños electrodomésticos y de equipamiento del hogar y los márgenes de beneficio, según los productos, son muy diferentes. «Esto nació más orientado a la tecnología, pero todos han terminado apuntándose a la moda porque las ventas no son como deberían de ser. Es más de Internet que del pequeño comercio, así que en Avilés lo vemos un poco lejano», comenta el portavoz de la Asociación de Comerciantes de Avilés, Javier Reig.

Previsiones y alargamiento de las promociones

Aunque en negocio online y sector de la eléctrónica lleva más tiempo, es relativamente reciente su salto al «negocio urbano». «Es una campaña nueva para nosotros, no la habíamos hecho antes, aunque los descuentos se llevan viendo un tiempo. Ahora mismo ya se está convirtiendo en una costumbre implantada», afirma Argüelles. También desde la Federación Asturiana de Comercio creen que «el fenómeno Black Friday está en aumento y que en los próximos años seguramente aumente». De todas formas, manifiestan que el objetivo no son unas «rebajas continuas».

«No descartamos ajustar la campaña a lo que quieran los comerciantes en un futuro, pero en esta ocasión nos quedamos en unos días concretos», cuentan desde la Federación. La Unión de Comerciantes de Gijón tampoco respalda la idea, al igual que la asociación ovetense. Igualmente, hay tiendas que llevan días ofreciendo rebajas. «Cosas como las que hace el Corte Inglés, que lleva mes y medio con los 15 días fantásticos, nos hace mucho daño. Nosotros no podemos competir con eso, aunque llevo viendo carteles desde hace más de quince días anunciando el Black Friday y aplicando descuentos, así que realmente no se está respetando reducirlo a ese día», comenta Marta Pérez. Avilés completa y confirma la opinión generalizada de los comerciantes. «Esto lo que quiere es dar un tirón previo a la campaña navideña para aumentar las ventas, pero no se dan cuenta de que ya no se puede estirar mucho más. El que está comprando los regalos ahora luego no compra en Navidad», asevera Javier Reig.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

El pequeño comercio asturiano se une al «Black Friday»