El Gobierno se plantea gravar más los carburantes, con la presión fiscal más baja de Europa

El impacto del impuesto especial de hidrocarburos está ocho puntos por debajo de la UE

El precio del litro de los carburantes El precio del litro de los carburantes

redacción / la voz

El Gobierno deshoja la margarita sobre si subirá o no los impuestos especiales y cuáles de ellos. Ante sí tiene un amplio ramillete de tributos indirectos que gravan tabaco, bebidas o carburantes. En este último caso, la disculpa para aumentar la presión fiscal sobre ellos es que en Europa son más altos. Los datos oficiales así lo confirman. Echando mano del último informe mensual de precios de los combustibles, elaborado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), correspondiente al pasado mes de septiembre, se puede comprobar que el 65,7 % de lo que pagan de media los ciudadanos comunitarios por un litro de gasolina son impuestos, mientras que en el caso del gasoil es de un 59,7 %. En España, el dato está actualizado a octubre (la variación de un mes a otro es mínima) y ha sido proporcionado por la asociación de operadores de productos petrolíferos (AOP). Aquí, el litro de gasolina está gravado con un 56 % de impuestos y el de gasoil, con un 52 %. Es decir, alrededor de diez puntos menos que la media europea.

Pero en ese cómputo se incluyen todos los impuestos, esto es, el especial y el IVA. Si se comprueba la presión fiscal solo del primero, el resultado es parecido. El impacto sobre el litro de gasolina es de un 40 %, ocho puntos menos que la media comunitaria; y en el de gasoil, un 35 % aquí frente al 42,7 % en Europa.

España también sale ganando si se compara, por ejemplo, con Portugal (donde supone el 49 % de un litro de gasolina y un 40 % del gasoil); Francia (50 y 46 %); Alemania (50 y 42,7 %); e Italia (50 y 47 %).

Así las cosas, después de impuestos, España está entre los países comunitarios más asequibles para repostar. En septiembre fue el duodécimo (de 28) con la gasolina más barata y el séptimo con el gasoil más asequible. En cambio, antes de impuestos es de los más caros: el tercero con la gasolina y el quinto con el gasoil.

En España, el impuesto especial de hidrocarburos está conformado por tres conceptos que establecen una cantidad fija: el tipo estatal general (0,4 euros por litro en la gasolina y 0,3 en el gasoil); el tipo estatal especial (0,024 para ambos carburantes) y el tipo autonómico. Este último, conocido popularmente como céntimo sanitario, queda al albur de las comunidades, aunque hasta un máximo de 4,8 céntimos por litro. En Galicia se aplica este último. Sumando los tres conceptos y aplicándolos al precio medio de la gasolina en octubre, resulta que de los 1,18 euros por litro, 0,472 se los come Hacienda, es decir, el 40 %; y de los 1,06 euros del gasoil, 0,372 (el 35 %) se van en el impuesto especial.

El 21 % de IVA se aplica sobre el precio antes de tributos y sobre la suma del impuesto especial.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El Gobierno se plantea gravar más los carburantes, con la presión fiscal más baja de Europa