España perdió el primer pulso internacional por las renovables porque incumplió la rentabilidad prometida

El Ministerio de Industria suprimió las primas a las renovables en el 2013 y las sustituyó por una rentabilidad razonable del 7,3 %

.

redacción / la voz

Los peritos designados por el Gobierno español y por el grupo inversor Eiser, que lo demandó ante el Banco Mundial por el recorte a las energías renovables, coincidieron en que la rentabilidad de las instalaciones termosolares que construyó estuvo por debajo de la fijada por el propio Ejecutivo. El Ministerio de Industria suprimió las primas a las renovables en el 2013 y las sustituyó por una rentabilidad razonable del 7,3 %. La de estos inversores se situó entre el 3,7 % y el 5 %. Por eso, los árbitros del centro internacional de arreglo de diferencias relativas a inversores (Ciadi), del Banco Mundial, dieron la razón a Eiser y hablaron de daño «excesivo» a la empresa con el cambio regulatorio.

Es el primer laudo internacional contrario al Gobierno español por el recorte a las renovables y lo obliga a compensar a estos inversores con 128 millones.

En el informe queda de manifiesto que los ingresos de las instalaciones registraron un descenso del 66 % tras la reforma retributiva del 2013.

El grupo británico Eiser invirtió en el 2007 cerca de 1.000 millones en tres plantas termosolares en Ciudad Real y Badajoz. A final del 2013 llevó al Gobierno español ante el Ciadi por los daños ocasionados a sus inversiones por la reforma energética. El centro de arbitraje tienen pendientes otra veintena de denuncias por el mismo motivo.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

España perdió el primer pulso internacional por las renovables porque incumplió la rentabilidad prometida