Inditex fichó a más de 7.000 personas a través de su web y las redes sociales

Las ofertas de empleo llamaron la atención de más de medio millón de candidatos


redacción / La Voz

«Inditex es una empresa centrada en las personas, volcada en el talento creativo», insistió el presidente de la compañía, Pablo Isla, durante la junta general de accionistas celebrada ayer en la sede de Arteixo. La multinacional cuenta con 162.450 trabajadores -de 99 nacionalidades-, de los que prácticamente una tercera parte han sido fichados en el último lustro. A través de la página web y de las redes sociales la compañía publicó 7.000 ofertas de empleo el pasado ejercicio, año en el que contrató a 10.000 personas. Las candidaturas llegaron también a través de las tiendas y de los llamados talent centers, repartidos por diez ciudades (Madrid, Barcelona, Nueva York, Shanghái, Milán, París, México, Moscú, Estambul y Londres). 

No obstante, según recoge la memoria del último ejercicio, es abrumador el número de personas interesadas en entrar la compañía: más de 500.000 «han utilizado la web para obtener información sobre las vacantes», una cantidad 70 veces mayor que la de plazas ofrecidas. A través de las redes sociales, la multinacional ha captado a candidatos de 23 países.

En varios momentos de su intervención, Pablo Isla subrayó que Inditex tiene una política laboral muy comprometida con el personal. Según los datos manejados por la multinacional, el año pasado 27.000 personas en nómina -el 17,4 % del total- fueron promocionadas. Subrayó también Isla que la plantilla «tiene una fuerte orientación al cliente y en ella se busca la humildad, la autoexigencia, el inconformismo, la innovación, el trabajo en equipo, la creatividad y la diversidad». El grupo cuenta con al menos 800 personas de recursos humanos buscando trabajadores. Lo hacen a través de new recruiting tools (NRT), nuevas herramientas de selección «que integran las labores de atracción e identificación de talento externo e interno en un sistema de backoffice». 

Respecto al tipo de contratación que realiza la empresa y la distribución de la plantilla, la memoria constata que el 80 % de los trabajadores tienen contratos indefinidos; el 76 % son mujeres y el 13 % llevan más de diez años en la compañía. En las fábricas se concentra el mayor número de personas con más antigüedad: de cada cien trabajadores, 80 llevan más de diez años en plantilla; seguidas de servicios centrales (donde la proporción es del 33 %), logística (24 %) y tiendas (13 %).

La multinacional abonó el año pasado más de 3.000 millones de euros entre salarios fijos y variables, cantidad a la que hay que añadir la contribución a la Seguridad Social, que ascendió a 630 millones de eros. Según se especifica en la memoria, las cantidades variables se distribuyen mensualmente y están vinculadas a comisiones de venta en tienda, complementos e incentivos, todos ligados a objetivos concretos.

En España un total de 34.100 empleados tenían una retribución flexible. 

Portal de descuentos

El documento destaca también la aplicación del servicio Más x Menos, «un club de descuentos para ayudar a los empleados a ahorrar en sus compras y aumentar así su poder adquisitivo». «El servicio se presta a través de un portal especializado web y móvil que da acceso a descuentos diferenciales en proveedores globales y locales en viajes, coches, seguros, bancos o telefonía, entre otros», apunta.

Actualmente Más x Menos está operativo en España, Portugal e Italia.

Emilio Saracho, expresidente del Popular, cobró 300.000 euros como consejero

Los miembros del consejo de administración de Inditex se repartieron el año pasado 12,3 millones de euros en retribuciones, casi un 12 % menos que en el ejercicio anterior. De esa cantidad, el 84 %, más de 10,37 millones, fueron para el presidente de la compañía, Pablo Isla, que a los 100.000 euros fijos que perciben al año todos los consejeros sumó los 3,25 millones de su salario anual y más de 7 millones en retribuciones variables (casi dos menos que durante el 2015).

Por su parte, Emilio Saracho, expresidente del Popular y con silla en el consejo de la textil desde julio del 2010, percibió 300.000 euros, ya que al fijo del puesto añadió 150.000 por su participación en comisiones y 50.000 más por la presidencia de una de ellas, la de nombramientos. Sus retribuciones aumentaron un 18 %.

Amancio Ortega y Pontegadea, la sociedad patrimonial que maneja las acciones en la textil del fundador -representada en el consejo por Flora Pérez, esposa de Ortega-, percibieron 100.000 euros cada uno.

La textil desembarca en Bielorrusia el mes que viene y lanza la venta «on-line» en la India en octubre

Con casi 7.300 tiendas en 93 países, Inditex no afloja en sus planes de expansión. El presidente de la textil anunció ayer que la compañía desembarcará el próximo mes en el mercado bielorruso, con la apertura de los primeros establecimientos de Zara, Pull&Bear, Massimo Dutti, Bershka, Stradivarius, Oysho y Zara Home en Minsk, la capital del país.

El año pasado, según los datos contenidos en el informe anual, la empresa abrió su primera tienda física en cinco mercados: tres en América (Paraguay, Nicaragua y Aruba) uno en Asia (Vietnam) y el último en Oceanía (Nueva Zelanda).

Crecimiento que complementa con el desarrollo del canal on-line. Isla anunció ayer que zara.com empezará a operar en octubre en la India, el segundo país más poblado del mundo. Un ambicioso paso adelante después del despliegue realizado el año pasado por la textil, que abrió las webs de venta en línea de todas sus cadenas en doce nuevos mercados de la Unión Europea y, meses más tarde, en Turquía.

.

El crecimiento sostenible se impone a las grandes cifras

Que el modelo de crecimiento de Inditex es «sólido», como ayer destacó Pablo Isla, es tan fácil de comprobar como echar un vistazo a la evolución de las principales magnitudes del grupo, cuyas ventas han crecido un 69 % en los últimos cinco años, período en el que el beneficio se ha disparado un 63 % y el dividendo al accionista casi un 90 %.

Por eso, por encima de las grandes cifras, el objetivo de la compañía es conseguir que ese crecimiento sea también «sostenible» desde todos los puntos de vista, incluidos el medioambiental o el social. Una de las claves para ello está en la gestión de la cadena de suministro, un complejo entramado formado por más de 1.800 proveedores y casi 7.000 centros productivos. Más de la mitad de esos suministradores están en Asia, donde 2.734 fábricas trabajan para Inditex. Sin embargo, la multinacional destaca que el 59 % de la producción se realiza en proximidad, «en España, Portugal, Marruecos o Turquía».

Para garantizar el cumplimiento de los estándares fijados, Inditex realizó casi 10.900 auditorías el año pasado, proceso en el que descartó a 76 proveedores (41 por incumplir el código de conducta y 35 por razones comerciales). 

Los acuerdos de la junta

Además de las cuentas del grupo del año pasado, la junta de accionistas aprobó la reelección de José Arnau como miembro del consejo de administración y el reparto de un dividendo de 0,68 euros por acción. De esta cantidad, la mitad ya se abonó en un primer pago en mayo y el resto se entregará el 2 de noviembre.

En la junta solo tomó la palabra Fátima Romero, miembro de la sección sindical de CC. OO., que reclamó a la dirección que potencie el empleo fijo para reducir la tasa de temporalidad en el grupo y que preguntó sobre los posibles efectos del brexit. Isla respondió que este «no afecta a los planes de inversión» porque se aplica un enfoque a medio y largo plazo y, sobre la negociación colectiva, destacó los acuerdos cerrados en los centros logísticos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Inditex fichó a más de 7.000 personas a través de su web y las redes sociales