Imagen:Un opositor durante los enfrentamientos contra el Gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro

Las empresas asturianas se juegan un negocio millonario en el polvorín de Venezuela

Las relaciones comerciales con el país sudamericano se han reducido notablemente desde la llegada de Maduro. Las importaciones en lo que va de año apenas superan los 50.000 euros


Redacción

Ruido de sables en Venezuela. La inestabilidad política y social que vive el país sudaméricano tiene consecuencias inmediatas para la población nacional, que es la que sufre en primera persona las consecuencias de una lucha de poder que dura varios años. Las informaciones dibujan un clima de polarización entre defensores del régimen de Maduro y una oposición que ha intensificado sus protestas. La consecuencia inmediata es una ciudadanía empobrecida y un país bloqueado con un futuro incierto. A esto se añade que las relaciones internacionales se han enfriado y los intercambios comerciales se han reducido, un elemento que dificulta aún más la búsqueda de una solución. En este contexto, las empresas asturianas con intereses en la zona se juegan un negocio millonario.

Las empresas asturianas tienen una histórica relación comercial con Venezuela, pero con las crisis de los últimos años los intercambios se han ido reduciendo de forma continuada. Especialmente, desde la llegada de Nicolás Maduro a la presidencia en 2013. En 2014, las importaciones y las exportaciones con el país sudamericano sumaron 56 millones, según los datos del ICEX elaborados a partir de los datos suministrados por el Departamento de Aduanas e Impuestos. El año siguiente la cifra total se redujo hasta los 25 millones y, en 2016, a los 9,7 millones.

Este último dato anual cerrado es el que permite realizar un análisis más detallado de la situación actual. En 2016, las exportaciones sumaron 7,2 millones repartidas en 134 operaciones. Las importaciones fueron de 2,5 millones. La operación económica más importante fue la venta de combustibles minerales, aceites minerales, materias bituminosas y ceras minerales, que en cuatro operaciones superaron los 1,4 millones. Las empresas que realizaron exportaciones el año pasado con destino a Venezuela fueron Duro Felguera; Ingeniería de Manutención Asturiana; Arcelor España y Asturfluid.

El recrudecimiento de las protestas y de la escalada de violencia en los últimos meses ha provocado que las empresas asturianas hayan perdido paulatinamente interés en el país sudamericano. La prueba es que entre enero y mayo de este año la suma de importaciones (52.000 euros) y exportaciones (478.000 euros) apenas ha superado los 500.000 euros.

 Principales productos exportados

Las empresas asturiana realizaron 134 operaciones de venta en Venezuela por un valor total de 7,2 millones. La mayoría de ellas (37) están englobadas dentro del capítulo de Reactores nucleares, calderas, máquinas, aparatos y artefactos mecánicos. Le siguen las máquinas, aparatos y material eléctrico (24 operaciones) e instrumentos y aparatos de óptica, fotografía o cinematografía e instrumentos y aparatos medicoquirúrgicos (8). Entre los materiales exportados también se encuentran caucho, jabones, vidrio, madera, carbón y productos químicos, entre otros.

Los problemas de Duro Felguera

Duro Felguera, una de las cuatro empresas que el año pasado realizó ventas en Venezuela, tiene pendiente de cobro más de 85 millones del Gobierno de Maduro. La deuda está contraída por la construcción de la central de ciclo combinado de Termocentro, que está ubicada en Paz Castillo.

La multinacional asturiana recibió el último pago, de 15 millones, en el mes de febrero, y ahí se fijó un calendario de cobros siempre que las circunstancias lo permitiesen. La escalada de la tensión en los últimos meses ha disparado las alarmas en la dirección de Duro Felguera, que a esa inseguridad a la hora de cobrar suma los problemas de liquidez que tiene la compañía, con arbitrajes en países como Argentina o Australia.

El contrato de Termocentro estaba valorado en su conjunto en más de 1.500 millones. La obra consistía en levantar una instalación eléctrica en 2009 y Duro Felguera debería encargarse de la construcción de una central de ciclo combinado de 1.000 megavatios, una de las más grandes del país. Desde la finalización de los trabajos la instalación suministra electricidad a Caracas y alrededores, por lo que abastece a más de 4,5 millones de habitantes.

Resto de España

Asturias no es una excepción y las relaciones comerciales entre España y Venezuela se han resentido en todas las comunidades autónomas. La región que más exportó el año pasado al país sudamericano fue Madrid (52 millones), seguido de Cataluña (51 millones) y Galicia (18 millones). En total, España realizó ventas en Venezuela por valor de 219 millones, una cantidad muy inferior a los 359 millones de 2015 o a los 541 de 2014.

En cuanto las importaciones del año pasado, ocurre algo similar. Las mayores compras las realizó el País Vasco (74 millones), seguido de Cataluña (70 millones) y Murcia (50 millones). En el total de España sumaron 251 millones frente a los 850 millones de 2015 y a los 1.324 millones de 2014.

Valora este artículo

0 votos
Etiquetas
Venezuela Nicolás Maduro Energía atómica ICEX
Comentarios