Cerca de 48.000 asturianos podrán acceder a rebajas en la factura eléctrica

El nuevo bono social beneficiará a los que menos cobren y a las familias numerosas. UCE denuncia que la medida no cubre las necesidades básicas de los hogares más pobres


Redacción

El nuevo bono social puede beneficiar a casi 48.000 asturianos. En la práctica, esto supone que aumenta el número de personas con derecho a descuentos en la factura eléctrica, pero para algunas asociaciones la medida tiene más sombras que luces, ya que se queda corta. La Unión de Consumidores de Asturias (UCE) y la Plataforma contra los Abusos de las Eléctricas denuncian que «no cubre las necesidades básicas de electricidad de los hogares más pobres». Además, sostienen que las empresas eléctricas son las grandes favorecidas.

El nuevo modelo de bono social cambia radicalmente el criterio para conceder el descuento que supone en la factura eléctrica e introduce el de renta. O sea, podrán acceder a una rebaja en el recibo, que va entre el 25 y el 40%, en función de los ingresos y del número de hijos menores, las familias que realmente lo necesiten. Salvo las que sean numerosas, es decir, las que tengan tres o más descendientes menores de 18 años. Estas tendrán derecho a una rebaja del 25% cobren lo que cobren. Hasta los pensionistas tendrán que percibir la prestación mínima para poder beneficiarse del bono.

Resulta complicado calcular el número exacto de beneficiarios en Asturias, aunque la cifra aproximada es de 48.000 personas. Dacio Alonso, presidente de la Unión de Consumidores de Asturias, explica que no se puede saber la cantidad de beneficiarios debido a la «opacidad» del Principado y de las eléctricas EDP y Viesgo. Hasta ahora, el bono social antiguo, todavía vigente durante los próximos 6 meses, contaba con 36.000 beneficiarios en Asturias. De ellos, 21.000 accedían a la bonificación por tener contratada una potencia menor de 3 kilovatios; 3.500 familias por tener todos sus miembros en paro; 5.000 por pensiones mínimas y otras 6.500 por ser familias numerosas.

Con el nuevo bono social, Alonso explica que desaparece la bonificación para los 3 kilovatios. Por umbrales de renta, tendría que incrementarse notablemente, aunque al desaparecer los 21.000 por potencia accederán menos familias. «Sin embargo, si consideramos que en septiembre, según el Servicio Público de Empleo, en Asturias teníamos 76.071 parados, de los cuales 37.000 no reciben ninguna prestación, todos ellos serían receptores del nuevo bono social», explica el responsable de UCE, quien concluye que «en conclusión, el nuevo bono social genera beneficios principalmente a las eléctricas». Con los datos que aporta UCE, y pese a la dificultad para conseguir una cifra exacta, el número de beneficiarios se sitúa en cerca de 48.000 (37.000 que no reciben ninguna prestación, más las 6.500 familias numerosas más las 5.000 pensiones mínimas. Hay que tener en cuenta que alguna persona puede estar incluida en varias categorías, por lo que el número final podría ser ligeramente inferior).

Las críticas de la UCE

La UCE critica que el nuevo bono social «le sale gratis a las eléctricas del oligopolio y les generan beneficios, al desaparecer la bonificación por tener menos de 3 kilovatios de potencia como hasta ahora, que beneficiaba a más de 2.000.000 de consumidores en España». Además, asegura que la medida «no cubre las necesidades básicas de electricidad de los hogares más pobres». Por ello, la Plataforma contra los Abusos de las Eléctricas y la UCE exigen «una reforma en profundidad del mercado eléctrico, revisar los conceptos fijos de las tarifas eléctricas y reducir la fiscalidad de este suministro básico aplicando el IVA súper reducido».

Según explica la portavoz de la Plataforma, Itziar Fuente, «son cuatro puntos fundamentales los que creemos que son sangrantes». En primer lugar, los niveles de renta que se establecen «cierran la puerta de acceso al bono social a amplios estratos de población». Por otro lado, Fuente comenta que los porcentajes de descuento establecidos al conjunto de los conceptos de la factura en el caso del contrato de Precio Voluntario al Pequeño Consumidor es muy bajo. Está situado en 25% para consumidores vulnerables y 40% para consumidores vulnerables severos. «Entendemos que sería más razonable que el descuento fuera del 100%», afirma Fuente.

Además, los descuentos están sujetos a «restrictivos» límites de consumo anuales, que, para la Plataforma, no cubren las necesidades básicas de suministro de electricidad «a la inmensa mayoría de los hogares en situación vulnerable». Por último, sostiene que existe «vía libre» para el corte del suministro eléctrico. «Creemos que es necesario atender al principio de precaución para proteger a los consumidores vulnerables y vulnerables severos de la suspensión del suministro, de manera que no se pueda cortar a nadie la luz en situación de vulnerabilidad social», concluye Itziar Fuente.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Cerca de 48.000 asturianos podrán acceder a rebajas en la factura eléctrica