La factura del «procés» no para de crecer

Los independentistas han provocado pérdidas económicas incalculables en Cataluña

.

La Voz en Barcelona

«No estábamos preparados», dicen hoy los máximos responsables de la declaración unilateral de independencia de Cataluña. Dos años (desde las elecciones del 2015) perdidos y una factura que todavía no se puede contabilizar. Hasta el momento, este ha sido el precio del procés:

Economía

Es el capítulo contable más afectado: empresas que cambian de sede, caída de la inversión, de las ventas, del empleo.

Mundo empresarial

El detonante del fracaso político fue la huida masiva de empresas ante el miedo de quedarse sin financiación y clientela. Desde el 1 de octubre hasta ayer, 2.498 compañías han cambiado su sede social y unas 1.000 también la fiscal (Sabadell, CaixaBank y Allianz, entre otras). Esto no afecta a los principales impuestos empresariales, que son el IVA y el de sociedades, de ámbito estatal; sí al de transmisiones (ITP) y al de actos jurídicos (AJD) o los locales (IAE o IVTM de los coches de empresa, por ejemplo, y se notará el próximo año). Además, todos los consejos de administración y juntas de accionistas deben hacerse en el lugar de la sede fiscal.

Constitución de empresas

No es solo las que se van, sino que hay que sumar las que no se crean. Según el INE, en septiembre se crearon en España un 9 % menos de compañías que el año pasado, pero en Cataluña fue un 27 % menos. Nacieron apenas mil firmas (1.015), una cifra baja para cualquier septiembre catalán desde el 2012.

Autónomos

Es uno de los últimos datos conocidos: en octubre Cataluña perdió 1.259 autónomos (tiene ahora 548.000), según la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA).

Consumo

Las ventas en las grandes superficies de Cataluña cayeron un 20 % y en las pymes un 30 %, según la Confederación Española del Comercio (CEC), aunque otra patronal (Pimec Comerc) lo valora de otro modo y dice que el 70 % de las tiendas han notado una bajada de ventas en octubre. Ayer, el presidente de la Asociación Passeig de Gràcia, Luis Sans, calcula que las ventas cayeron en octubre entre un «20 y el 30 %», y hay que tener en cuenta que son productos de lujo.

Boicot

Las encuestas indican que un 20 % de los consumidores del resto de España hacen boicot a productos catalanes. El propio Mariano Rajoy pidió a todos los españoles que sigan consumiendo productos catalanes.

Campañas de esquí y Navidad

Son la esperanza de gran parte del sector servicios, pero todavía no se sabe qué repercusión tendrá la crisis catalana. De entrada, la consultora Deloitte, en su informe sobre el gasto navideño previsto, considera que «sin duda, la situación de Cataluña tendrá algún impacto y por desgracia no será positivo en algunos productos y regiones», pero que no lo pueden cuantificar, explicó Victoria Larroy. Para el conjunto de España se espera que el consumo aumente un 3 % con respecto a la campaña del año pasado.

Crecimiento

Aunque las perspectivas globales eran halagüeñas, la crisis catalana ha hecho que Funcas (Fundación de las Cajas de Ahorros) se replantee las cifras del 2018: del 2,7 % de crecimiento se ha pasado al 2,6. La CEOE también lo rebaja: tres décimas, del 2,8 al 2,5 %.

Previsión de déficit

Para Funcas queda tocado. En este 2017 se cumplirá el 3,1 %, pero para el año que viene estará en el 2,4 %, dos décimas más de lo previsto.

Matriculaciones

La compra de un coche es habitualmente el segundo gran gasto familiar después de la casa, por eso las expectativas económicas son tan importantes. El socialista Miguel Sebastián dijo ayer que en el conjunto de España en octubre crecieron las matriculaciones un 11 % y en Cataluña, un 1 %.

Paro

El paro de octubre en Cataluña registró la mayor subida de ese mes desde el 2008, sumando 14.698 desempleados (el doble que un año antes), y hubo 1.702 frente a los 5.858 del año pasado.

Turismo

Ayer mismo se supo el dato: los hoteles de Barcelona bajaron en octubre 7 puntos de ocupación y un 13 % de facturación (aunque en algunos casos cayeron más del 40 %).

Inversiones

Cómo ha afectado la crisis catalana a las intenciones de inversión es imposible de cuantificar. Una consultora cree que el 55 % de los inversores internacionales posibles han dejado de considerar Cataluña. La Cámara de Comercio de Estados Unidos en España alertó ayer de que «decenas de planes de inversión han sido abortados».

Huelgas

Paralizar Cataluña puede costar 186 millones de euros al día, según la patronal Cecot, aunque otros cálculos apuntan que supone 700 millones de pérdidas. En este proceso, hubo un día (3 de octubre) en que sí se paralizó toda la actividad, y otro (8 de noviembre) sin efectos en la actividad industrial, pero sí en el transporte.

Coste de la seguridad

Solo poner en marcha la operación Copérnico, el traslado de 6.000 agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil, supuso 31 millones de euros. Desde entonces hasta ayer, fecha de su disolución, los agentes estuvieron casi dos meses fuera de casa; el exconsejero Josep Rull cifraba en 300.000 euros diarios el coste, provocado en realidad por su Gobierno, de los tres barcos atracados en Barcelona y Tarragona como hoteles.

Peso internacional

La declaración unilateral de independencia y la inseguridad que este proceso ha generado ha repercutido en la imagen exterior de Barcelona.

AEM

La Agencia Europea del Medicamento, con sede en Londres, necesita una nueva ubicación tras el brexit y Barcelona era la ciudad mejor situada. A pesar del esfuerzo institucional, la crisis ha hecho dudar de la elección, que se sabrá el lunes que viene.

Mobile

Aunque el Ayuntamiento dice que la feria de móviles más importante del mundo está garantizada hasta el 2023, otras fuentes aseguran que, si en el 2018 sigue la incertidumbre, se irá. El Mobile pone a Barcelona en el mapa y deja unos 450 millones de euros. Parte del daño, con todo, ya está hecho: 2018 será el primer año que la feria no aumente su demanda de plazas hoteleras.

Otras ferias

Existe un menor interés para organizar ferias por un cúmulo de factores, entre los que también se cuenta la DUI.

Los independentistas intentan maquillar el fracaso de una lista unitaria para el 21D

Fran Balado
.

Puigdemont, «decepcionado», muestra su frustración por no poder concurrir junto a ERC y la CUP

Revueltos, pero no juntos. Así concurrirán los independentistas a los comicios del 21 de diciembre. Junts pel Sí, la alianza con la que se presentaron a las anteriores elecciones la antigua Convergència y ERC, ha pasado a mejor vida. Fundamentalmente porque a los republicanos no les conviene seguir de la mano. ERC acudirá a las urnas con su marca y en solitario. Las encuestas apuntan a que será la fuerza más votada; algunas incluso amenazan con que deje al PDECat moribundo. Pero los arquitectos de la campaña son conscientes de que su renuncia a una lista única del independentismo les puede arañar votos. Así, y con la única intención de seguir transmitiendo una imagen de unidad del secesionismo, tanto a su electorado como al exterior, exploran una enrevesada manera de realizar la campaña en común.

Seguir leyendo

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

La factura del «procés» no para de crecer