Los españoles pagan la quinta factura de la luz más cara de toda Europa

El recibo supera al de países del norte con un salario medio un 60 % más alto

.

redacción / la voz

La oficina estadística europea, Eurostat, acaba de publicar una comparativa de los precios medios que pagan los consumidores domésticos por la electricidad en los países de la Unión, correspondientes al primer semestre de este 2017. Los de España están de nuevo en los puestos de cabeza, concretamente, en el quinto lugar. Solo daneses, alemanes, belgas e irlandeses abonan más por el recibo de la luz.

Por debajo de España están países tan boyantes como Austria, Suecia o el Reino Unido, donde el salario medio es un 60 % más elevado.

Con respecto a informes anteriores, Bélgica se ha colado en el quinteto ganador, degradando un escalón a España, que era la cuarta más cara. Claro que la factura para los belgas se ha disparado un 10 % en el primer semestre del año en comparación con el mismo período del 2016. En España, los precios se encarecieron un 5,1 %, cuando la media de la Unión Europea fue del 0,5 %, según Eurostat.

Solo daneses, alemanes, belgas e irlandeses abonan más por la electricidad Los incrementos más acusados del semestre los sufrieron los chipriotas (22 %) y los griegos (12,8 %). Por el contrario, hubo países en los que el precio de la electricidad se abarató, como Italia (11,2 %), Croacia (10,2 %) y Lituania (9,3%). Los precios medios domésticos se redujeron incluso en un país como Holanda, en el que el salario medio es casi un 90 % más alto que en España (50.000 euros anuales, frente a 26.700 en el 2016).

El precio doméstico de la luz sí se acompasa con los sueldos en la tabla baja del ránking. Así, los países de la Unión en los que resulta más barato encender la luz son Bulgaria, Lituania, Hungría, Croacia, Rumanía, Estonia... Todos son Estados cuyos ciudadanos pasan apuros para llegar a fin de mes, ya que los salarios medios son irrisorios. Los que más ganan de ellos son los croatas (12.400 euros de media al año), y de ahí para abajo.

Sin impuestos, la tercera

La estadística de Eurostat detalla también la presión fiscal que cada país aplica al recibo de la luz. En ese aspecto, España no sale tan mal parada, pues lo grava con un 21 % de IVA, cuando la media de la Unión es del 37 %. Pero, restando ese gravamen, el precio de la electricidad que pagan los españoles escala hasta el tercer puesto entre los más caros, como se puede comprobar en el gráfico inferior. Un motivo puede ser que la política energética desarrollada por los Gobiernos sucesivos ha provocado que casi el 60 % de lo que se abona en la factura de la luz en España sean costes que permanecen casi invariables a lo largo de los años. Por ejemplo, en el recibo se paga a plazos la deuda que acumuló el sistema hasta hace dos años; o las distintas subvenciones de reciben las empresas. El coste real de la energía consumida supone algo más de un tercio de la factura.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los españoles pagan la quinta factura de la luz más cara de toda Europa