Francia acusa a Ikea de espiar a sus empleados y clientes

La polémica del espionaje  comenzó cuando el semanario reveló que la empresa pagaba 80 euros por cada consulta para poder acceder a datos personales

.

La Fiscalía de Versalles acusó a Ikea de espiar a clientes y trabajadores de la empresa con la ayuda de varios policías franceses y pidió que la multinacional sueca sea juzgada.

Según adelantó el diario Le Monde, los implicados son 15, varios de ellos agentes de la policía. Se les acusa de obtener información de forma ilegal sobre posibles antecedentes penales del personal de la empresa de muebles que contrataba y de violar el secreto profesional.

Entre los implicados están los antiguos directores generales de Ikea, Jean-Louis Baillot y Stefan Vanoverbeke, además de varios policías que supuestamente consultaron el Sistema de Tratamiento de infracciones constatadas (STIC), un fichero policial en el que aparecen las personas que han cometido alguna infracción.

El abogado de los trabajadores de la empresa, Sofiane Hakiki, afirmó en declaraciones recogidas por Le Figaro que sus clientes «se felicitan por la posición de la Fiscalía» y dijo que esperan que el juez de instrucción tramite el caso.

A pesar del alegato de la Fiscalía de Versalles, la decisión final será del juez de instrucción, que en un máximo de tres meses deberá decidir si los acusados comparecen en el Tribunal correccional o si, por el contrario, dicta un sobreseimiento.

La polémica del espionaje que rodea a las tiendas de Ikea en Francia comenzó cuando el semanario satírico Le Canard Enchaîné reveló el caso en el 2012, y afirmó que la empresa pagaba 80 euros por cada consulta para poder acceder a los datos personales que les interesaban. De momento, la filial francesa de la multinacional sueca no se ha pronunciado.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Francia acusa a Ikea de espiar a sus empleados y clientes