Las grandes eléctricas hacen piña a favor del cierre de la central de Lada

Iberdrola, EDP y Endesa creen que Industria coarta la libertad de empresa y reclaman una compensación para las plantas en pérdidas que se les prohíba cerrar

Concentración contra el cierre de la térmica de Lada
Concentración contra el cierre de la térmica de Lada

Redacción

El cierre de la central de Lada ha provocado un choque de trenes entre el Gobierno central y las grandes eléctricas. Para las compañías, el real decreto que quiere aprobar el ministro de energía, Álvaro Nadal, coarta la libertad de empresa y el sector reclama una compensación para las plantas en pérdidas que se les prohíba cerrar. No es el caso de la central de Lada, que es rentable.

La Comisión de la Competencia analizará esta semana el real decreto de Nadal, que faculta al Gobierno para dar luz verde o denegar el cierre de centrales eléctricas. Las alegaciones de las eléctricas, publicadas por Cinco Días, no se han hecho esperar y basan sus argumentos en que un real decreto no tiene rango legal. «La Ley del Sector Eléctrico solo contempla la denegación del cierre por causas de seguridad de suministro», sostiene Iberdrola. Para Endesa, «plantea una intervención sobre el patrimonio de los titulares de las centrales que no tiene cobertura jurídica, ni va acompañada de la debida compensación a los afectados».

EDP España es también muy explícita. Para la antigua Hidrocantábrico, el cierre de una central «debe ser de su propietaria, en función de sus expectativas económicas, sin que quepa imponerle la obligación de mantenerla operativa en situación de pérdida de forma continuada» y subraya que la producción de electricidad se desarrolla en régimen de libre competencia.

Iberdrola ve inconstitucional la imposibilidad de poder cerrar una instalación no rentable y sostiene que debería compensarse mediante una dotación económica. Por su parte, Endesa mantiene que la denegación de cierre por razones económicas supone una intervención «que distorsiona el proceso de formación de precio y desincentiva las inversiones».

«¿Qué es una amenaza de seguridad de suministro de materias primas? ¿Cómo se cuantifica el efecto desfavorable en precios o en la competencia o cómo se miden los efectos negativos en los objetivos de planificación y clima?»,  pregunta Iberdrola. Las eléctricas reclaman el cierre temporal de instalaciones prevista por la Ley Eléctrica que está pendiente de desarrollo. Endesa añade que muchas centrales quedarán indisponibles a partir del 30 de junio de 2020. Se trataría de plantas de carbón que tendrán que realizar inversiones de desnitrificación para cumplir la directiva.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Las grandes eléctricas hacen piña a favor del cierre de la central de Lada