La plantilla de Opel Zaragoza apoya el preacuerdo de convenio colectivo

El documento ha sido aceptado por solamente 800 votos de diferencia en una plantilla de aproximadamente 5.400 trabajadores

.

La plantilla de Opel España en la planta zaragozana de Figueruelas ha apoyado con un ajustado margen el preacuerdo de convenio colectivo alcanzado entre la dirección y los sindicatos UGT, CC.OO. y Acumagme, mayoría en el comité de empresa. Según han informado fuentes sindicales, el «sí» a la propuesta de nuevo convenio colectivo ha logrado unos 800 votos más que el «no» en una plantilla de aproximadamente 5.400 trabajadores.

El resultado de esta votación, que comenzó este martes, es clave para que la matriz, la francesa PSA, haga nuevas inversiones y diseñe un plan industrial para la planta de Figueruelas, que espera la fabricación del nuevo Corsa.

La plantilla ha refrendado así un preacuerdo firmado a pocas horas de que expirara el plazo dado por PSA después de que los sindicatos suspendieran las negociaciones y la compañía anunciara la paralización del proyecto del nuevo modelo automovilístico e inversiones en Figueruelas. Debido a la incidencia de la productividad de la planta zaragozana en la economía aragonesa, el Gobierno autonómico medió a finales de la semana pasada para intentar que las partes retomaran la negociación.

Lo consiguió el presidente de la comunidad, Javier Lambán, y la dirección y el comité de empresa se dieron de plazo hasta el pasado lunes. Tras un intenso fin de semana de negociaciones maratonianas, llegó el preacuerdo de convenio colectivo para el periodo 2018-2022.

Las condiciones

Se asegura como condición que la compañía diseñe un plan industrial que permita mantener la planta a plena capacidad de producción, cifrada en unos 478.000 vehículos al año. Era uno de los puntos esenciales para los sindicatos. No obstante, se prevé en el acuerdo la congelación salarial en el 2018, la revisión de sueldos en el 2019 y el 2020 sobre el 50 % del IPC y de hasta el 60 % en el 2021 y en el 2022, así como que los trabajadores dejen de disfrutar de cinco minutos de pausa, una rebaja de pluses un 5 % y la reducción paulatina de los pluses por calendarios especiales.

Tanto el Gobierno de Aragón y el PP, como el sector empresarial, e incluso el Ejecutivo central por medio del ministro Luis de Guindos, saludaron el preacuerdo. Lambán pidió «encarecidamente» a los trabajadores que lo ratificaran.

Al final, ha vencido el «sí», lo que ha llevado a UGT Aragón a señalar que «tras una dura negociación», los trabajadores «han comprendido la necesidad de asumir unos esfuerzos que garantizan el empleo y el futuro de la planta de Figueruelas». «Corresponde ahora a la empresa cumplir con los compromisos adquiridos», señala el sindicato en nota de prensa.

La dirección de Opel España, también en un comunicado, ha alabado este «ejercicio de responsabilidad» y se ha felicitado de que las partes negociadoras hayan puesto de relieve que la competitividad y la productividad en comparación con otras plantas de PSA o de la competencia es «la única vía para construir un futuro sostenible». «Hemos dado un paso adelante decisivo en la mejora de la competitividad de la planta», ha asegurado el director de la planta zaragozana, Antonio Cobo.

En el comunicado, considera «asegurado» el futuro de la fábrica por cuanto el acuerdo es «condición imprescindible» de futuras inversiones.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La plantilla de Opel Zaragoza apoya el preacuerdo de convenio colectivo