Esta es la propuesta final para salvar Duro Felguera

La empresa asturiana reconoce el «avanzado estado de negociación con sus entidades financieras de referencia». La CNMV levanta las restricciones a la cotización de la compañía

Manifestación de los trabajadores de Duro Felguera en Oviedo

Redacción

Duro Felguera ya tiene sobre la mesa su plan de viabilidad. Después de una jornada en la que el regulador ha suspendido la cotización de la compañía en bolsa, la empresa asturiana ha enviado un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en la que explica la situación actual. La multinacional detalla la propuesta sobre la que están trabajando y señala que el consejo de administración, que es el que tiene la última palabra, decidirá «en los próximos días», si acepta la propuesta. Una vez comunicada esta información, la CNMV levantó la suspensión cautelar de cotización de las acciones de la ingeniería.

La entidad sostiene que el proceso de refinanciación se encuentra «en avanzado estado de negociación con sus entidades financieras de referencia» y que espera que sea sometido al análisis y, en su caso aprobación, por parte del consejo de administración en próximos días. En cuento a las medidas concretas, la empresa especifica que la propuesta contempla, entre otros instrumentos, una ampliación de capital de entre 100 y 125 millones de euros. Además, asegura que todo el proceso queda condicionado a esta ampliación. En ese consejo también se prevé la aprobación de las cuentas anuales del ejercicio 2017. Aunque no hay cifras oficiales, se estima que las pérdidas pueden rondar los 170 millones.

Otra de las patas fundamentales del plan es la operación de ajuste patrimonial, que será previa a esa ampliación y, de acuerdo a lo previsto en la refinanciación, «un ajuste que acabaría fijando la deuda en niveles sostenibles en el entorno de 85 millones de euros». A esto se añadiría una entrada de liquidez adicional de 25 millones de euros y líneas de avales para nuevos proyectos por un total de hasta 100 millones de euros.

El anuncio de la compañía añade que, como resultado de las operaciones anteriores y a expensas de la definición de final de la ampliación de capital, «se podría prever una fuerte dilución para los accionistas actuales, si bien las operaciones previstas garantizarían la estabilidad y viabilidad futura de la compañía, así como el mantenimiento del mayor número de puestos de trabajo posible»

Respecto a la operación de ajuste patrimonial, Duro Felguera señala que esta vendría determinada por los resultados adversos estimados para el ejercicio 2017, que llevarán a la sociedad a un fuerte desequilibrio patrimonial «que sería reestablecido con la aplicación de las operaciones incluidas en el acuerdo de refinanciación y la ampliación de capital mencionadas». Por otra parte, y conforme a lo previsto, Duro ha procedido a la desinversión de sus edificios en Madrid, obteniendo una liquidez adicional de 7 millones de euros, prevista para el período transitorio hasta la ejecución de la ampliación de capital.

El mayor impacto en esos resultados negativos del ejercicio 2017, según especifica la multinacional, serían las estimaciones para dotaciones no recurrentes que se realizarían como consecuencia del deterioro, entre otros, la deuda en Venezuela (46 millones de euros); la actualización de litigios (61 millones de euros); por deterioro de activos (33 millones de euros); así como por los activos por impuestos diferidos, al dar de baja al menos el importe de activos por impuestos diferidos que superan el de pasivos (50 millones de euros). Una vez la entidad se haya refinanciado, reestimará el ajuste de este último punto y valorará su reactivación. El total de los importes descritos se situarían en el entorno de 190 millones de euros.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Esta es la propuesta final para salvar Duro Felguera