Los consejeros de Duro Felguera mantuvieron su retribución en el peor año de la empresa

Los miembros del consejo de administración percibieron 1,06 millones en 2017 entre ingresos fijos, dietas de asistencia y seguros

Ángel Antonio del Valle Suárez
Ángel Antonio del Valle Suárez

Redacción

El año 2017 fue el peor de la historia de Duro Felguera. La empresa asturiana, inmersa en un proceso de renegociación de la deuda con la banca, perdió 271 millones, una cantidad que supuso multiplicar por 14 los números rojos del ejercicio anterior. La delicada situación que vive la entidad supondrá un antes y después en la centenaria compañía. El plan de viabilidad incluye, entre otras medidas, una ampliación de capital, una inyección de liquidez y la venta de activos. En este escenario de crisis, los consejeros también redujeron sus retribuciones en 2017, aunque el ajuste fue mucho más modesto que el espectacular aumento de las pérdidas. Los miembros del consejo de administración ingresaron el año pasado, en total, 1,06 millones, 50.000 euros menos que los 1,11 millones de 2016.

La información remitida por la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recoge que Ángel Antonio del Valle, presidente de la entidad hasta el pasado mes de noviembre, ingresó 611.000 euros en 2017. Esa cantidad está formada por el sueldo de 557.000 euros más los 54.000 euros en concepto de retribución fijo. El año anterior había percibido 670.000 euros.

El segundo consejero que más ingresos obtuvo de Duro Felguera fue Francisco Javier González Canga, que pasó de los 68.000 euros de 2016 a los 72.000 euros de 2017 (+4.000 euros). En tercer lugar, por orden de ingresos, aparece Acacio Rodríguez -sustituto de Del Valle en la presidencia- que pasó de los 66.000 euros de hace dos años a los 68.000 del pasado (+2.000 euros).

En la lista de consejeros con una retribución más elevada en 2017 aparece Inversiones Río Magdalena en cuarto lugar, con 65.000 euros frente a los 53.000 de 2016 (+12.000 euros). Le sigue Inversiones El Piles, al pasar de 51.000 euros a 60.000 euros (+9.000 euros) e Inversiones Somió, 54.000 euros frente a los 51.000 de 2016 (+3.000 euros).

En la lista también figuran consejeros que percibieron menos ingresos que el año anterior. Francisco Javier Valero Artola, que dimitió en abril, pasó de 84.000 euros a 21.000 (-63.000 euros), y Carlos Solchaga, que abandonó el cargo en junio, ingresó 35.000 euros frente a los 68.000 euros de 2016 (-35.000 euros). Por el contrario, entraron en el consejo Elena Cabal Noriega, que ingresó 42.000 euros; Ricardo Córdoba, que percibió 24.000 euros y Juan Manuel García Hermoso (9.000 euros).

Política de retribuciones

Según explica la compañía en el documento remitido a la CNMV, los consejeros perciben una cantidad fija anual «adecuada a los estándares de mercado, en función de los cargos que desempeñan dentro del consejo de administración y siempre teniendo en cuenta el límite establecido en los estatutos sociales, normativa interna y por la junta general de accionistas». Esta cantidad debe estar «en línea con la que se satisfaga en el mercado por compañías de similar tamaño, de forma coherente con la posición de la sociedad», apostilla la compañía.

El documento también especifica que los miembros del consejo de administración reciben determinadas cantidades en concepto de dieta de asistencia  a las reuniones de las comisiones a las que pertenecen. El año pasado esa cantidad ascendió a 84.000 euros. Además, la sociedad abona «las primas correspondientes a las pólizas de seguro contratadas por ella con determinadas compañías de seguros para la cobertura de asistencia médica de los consejeros. Duro Felguera abona también las primas correspondientes a las pólizas de responsabilidad civil por el ejercicio del cargo de consejero». En 2017 el coste en seguros sumó 10.000 euros y no se pagó la participación en ganancias correspondiente a los resultados del ejercicio 2016, al haber arrojado pérdidas el ejercicio. 

Por último, el informe detalla que en el caso del presidente, está prevista una indemnización por extinción de contrato, «salvo en los supuesto de dimisión o baja voluntaria, grave incumplimiento, jubilación, incapacidad, sanción firme que le inhabilite temporal o definitivamente para el desempeño del cargo». El límite de la indemnización es de dos anualidades incluidas la retribución fija anual y las primas por beneficio», concreta el texto. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los consejeros de Duro Felguera mantuvieron su retribución en el peor año de la empresa