Asturias pierde atractivo para los inversores extranjeros

El gasto de las empresas foráneas en el Príncipado se sitúa en el nivel más bajo de la década

ArcelorMittal culminará la remodelación de la Acería de Avilés en el último trimestre de 2019
ArcelorMittal culminará la remodelación de la Acería de Avilés en el último trimestre de 2019

Redacción

Asturias pierde tirón como destino inversor. La economía regional crece con solvencia pero lo hace a menor ritmo que la media española y a ello se suma ahora la pérdida de atractivo para las empresas extranjeras. El Ministerio de Economía señala que la inversión foránea en el Principado se situó en 2017 en 32 millones, el 89% menos que el año anterior.

Las cifras de flujos de inversión directa suelen ser muy volátiles, ya que una sola operación de envergadura puede alterar significativamente al alza o a la baja las comparaciones anuales. A pesar de ello, un análisis de los datos aportados por el Registro de Inversiones Extranjeras (RIE) de la Secretaría de Estado de Comercio demuestra que el año pasado fue el peor de la década en Asturias. Los 32 millones de 2017 suponen un 89% menos que en 2016, pero la diferencia es mucho mayor, por ejemplo, si se compara con 2015, cuando superó los 1.500 millones. 

Para encontrar un cifra similar hay que retroceder a 2010, cuando la inversión alcanzó los 29 millones. La cifra más baja desde 1993, el primer año que recoge la serie histórica, fue en 2008, el del estallido de la crisis, cuando la inversión extranjera solo supuso 6 millones en Asturias.

Datos nacionales

La inversión extranjera en España en 2017 alcanzó los 36.122 millones de euros, la cifra más alta desde 2008 y un 0,7% superior a la de 2016, según los datos del Registro de Inversiones Extranjeras (RIE) de la Secretaría de Estado de Comercio. En términos netos, la inversión extranjera se situó en 24.545 millones de euros, un 12,3% menos que en 2016.

La inversión productiva extranjera (descontadas las ETVE -entidades de tenencia de valores extranjeros- que son financieras y no generan efectos económicos reales significativos) experimentó un descenso del 7,2% hasta los 23.758 millones en términos brutos. En neto se situó en 12.323 millones, un 36% menos que un año antes. Los principales países inversores son Luxemburgo (20,9%), Alemania (13,6%), Reino Unido (13,1%), Estados Unidos (10,7%) y Francia (9,7%). Entre los cinco concentran el 68% del total. EEUU dejó de ser el primer inversor (caída del 50,1%) y pasó a ocupar la cuarta posición. Suiza aumentó sus inversiones un 347,8% respecto a 2016, debido al efecto de una sola operación. 

Por regiones, los países de la OCDE, que acaparan el 93,1% de las inversiones, registraron un descenso del 5,3%. También cayeron las inversiones procedentes de áreas como Latinoamérica (66,7%), América del Norte (52,8%) y Asia y Oceanía (76,8%). Las inversiones procedentes de la UE (que concentran el 70,2%), aumentaron un 18,7% y las de África lo hicieron un 344,8%, debido fundamentalmente a dos inversiones.

Los principales sectores de destino de la inversión productiva fueron actividades inmobiliarias (13,2% del total), suministro de energía eléctrica y gas (10,3% del total), servicios financieros (7%), telecomunicaciones (6,7%) y comercio al por mayor (6,4%). Estas cinco rúbricas acaparan casi la mitad de la inversión del año.

Inversión extranjera por comunidad autónoma
Inversión extranjera por comunidad autónoma

La Comunidad de Madrid, con 14.521 millones (61,1% del total y aumento del 24,7%); Cataluña, con 3.093 millones (13% del total y un descenso del 39,8%) y País Vasco, con 2.616 millones (11% del total y un aumento del 70,8%) concentran el 85,1% de la inversión productiva. Cataluña volvió al segundo puesto que había perdido en el tercer trimestre debido a una recuperación de la inversión entre octubre y diciembre pasados (910 millones), a pesar de que fue prácticamente la mitad de la registrada en el mismo periodo de 2016 (1.764 millones). 

Las franquicias reducen ventas en Asturias

Asturias redujo el pasado año el número de enseñas de franquicia de 18 a 15, mientras que la facturación generada por estas empresas bajó un 2,3%, hasta 227,5 millones de euros, según un informe elaborado por la Asociación Española de Franquiciadores (AEF). El numero de locales de estas enseñas en el Principado también descendió, de 314 a 294, de manera que el empleo generado se redujo en 86 empleos, hasta 1.203 puestos de trabajo.

Los procedimientos del servicio estadístico de la AEF alcanzan a todos los franquiciadores que actúan en el país y que se han asentado mínimamente en el mercado con la apertura de cuatro establecimientos, de los cuales por lo menos dos tengan una actividad probada de dos años. Para ello se utiliza la información directa sistematizada procedente de las empresas y otros métodos complementarios, además de una revisión y actualización permanentes, mantenida a lo largo del año.

El estudio revela que las franquicias que operan en España facturaron el año pasado 27.592 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,2 % respecto a 2016, y que el empleo en el sector creció el 3,7 %, hasta 278.951 trabajadores. El presidente de la AEF, Xavier Vallhonrat, ha señalado hoy, durante la presentación de los datos, que el sistema de franquicias acumula cuatro años consecutivos de crecimiento. Vallhonrat prevé que continúe esta tendencia al alza durante los próximos años.

Además, ha destacado que la creación de 9.965 nuevos puestos de trabajo en 2017 confirma la «vertiente social» de la franquicia, que siempre ha generado empleo, incluso durante la crisis económica. Según el informe elaborado por la AEF, al cierre de 2017 operaban en España 1.348 marcas, 50 más que un año antes (un 3,8% más), que sumaban 74.398 locales operativos, el 5,4% más.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Asturias pierde atractivo para los inversores extranjeros