La economía asturiana crece al mayor ritmo de la última década

La industria y los servicios son las dos ramas de actividad que impulsan el incremento del PIB regional

Billetes de euro
Billetes de euro

Redacción

Contra todo pronóstico, la economía asturiana crece por encima de la media española. Y lo hace a un ritmo desconocido en la última década. Los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) constatan que el Producto Interior Bruto (PIB) del Principado se incrementó el año pasado mucho más de lo que apuntaban los analistas (+3,5%), y registró el segundo mejor porcentaje de todo el país. Todas las ramas de actividad mejoran respecto al ejercicio anterior, aunque son la industria y los servicios los que lo hacen con más fuerza.

Las previsiones señalaban que, en el mejor de los casos, Asturias crecería el 2,9% (Hispalink), aunque la media de los expertos rebajaba la cifra hasta el 2,5%. Pese a ello, Asturias ha roto todos los pronósticos. El dato del INE es una primera estimación, por lo que todavía puede sufrir alguna modificación, pero refleja que las Actividades profesionales, científicas y técnicas; actividades administrativas y servicios auxiliares crecieron un 8,3% en tasa interanual, por delante de las Industrias extractivas; industria manufacturera; suministro de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado; suministro de agua, actividades de saneamiento, gestión de residuos y descontaminación, con el 6,4%, y de la construcción, con el 5%. Todas los sectores mejoran respecto a 2016 a excepción de las Actividades financieras y de seguros (-1,8%).

El dato macroeconómico es a todas luces positivo, aunque ahora debe traducirse en una mejora de las economías domésticas. Hay retroceder al 2006 para encontrar un crecimiento superior. Concretamente ese año fue del 3,9%. Más recientemente, en 2015 el crecimiento fue del 2,5%, mientras que a falta en 2016 fue del 1,8% -este dato todavía es una estimación y el INE no ha aportado el porcentaje definitiva-. Los primeros años de siglo fueron positivos para el PIB regional, con incrementos siempre por encima del 3%. Pero todo cambió con el estallido de la crisis. 2009 fue el año negro de la economía asturiana, con un -5,3%. En 2012 la caída fue del 4,1%.

Reacciones 

Belarmino Feito, presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), celebra la buena noticia. «Sin duda, son unos buenos datos que reflejan el dinamismo de la economía asturiana durante el ejercicio 2017». En opinión del líder de la patronal, «la actividad industrial se muestra como un sector clave, estratégico y tractor de la actividad económica de la región».  Por ello, Feito sostiene que «estos datos ponen de manifiesto la necesidad de realizar una apuesta firme por las empresas industriales de Asturias, dotándoles de las capacidades y condiciones necesarias para preservar la competitividad futura de la industria asturiana».

Miguel De la Fuente, decano del Colegio de Economistas, explica que «los servicios, la industria y la construcción tiran de la economía asturiana». De la Fuente asegura también que la mejoría de la economía han influido «el aumento del consumo, la mayor actividad del sector industrial sobretodo del metal y de la generación eléctrica, así como en el aumento de la construcción de viviendas y en la rehabilitación».

Por su parte, desde UGT señalan que la industria impulsa la «buena marcha» de la economía asturiana, aunque han destacado que los «buenos» datos de la economía asturiana no llegan a todos los ciudadanos «por la creciente precariedad laboral» y señalan que la prórroga presupuestaría supone un «problema» para la economía regional.

Los datos de la contabilidad regional relativos al año 2017 «muestran una evolución muy favorable de la economía asturiana», ha añadido el sindicato. La central también ha señalado que, analizando el comportamiento de las distintas ramas de actividad, «se observa como el mayor crecimiento en la tasa de variación del PIB asturiano viene impulsado por la buena marcha de la industria, con una tasa de crecimiento del 6,4% (3,7% en España) y repuntando tras situarse en valores negativos en el año 2016 con una tasa del -0,5%».

PIB per cápita

Los grandes números crecen en Asturias con contundencia, pero, tal y como denuncian los sindicatos, esa recuperación no llega de la misma forma a las familias. El mismo informe del INE que recoge el crecimiento del PIB del 3,5% señala que el PIB por habitante de Asturias se situó, según estos datos, en 22.046 euros frente a los 24.999 del conjunto del país. Es decir, el 11,8% que la media nacional.

En doce comunidades el PIB por habitante se situó por debajo del nacional, entre ellas Asturias, aunque a distancia de las regiones que cierran la estadística: Extremadura, donde es un 30,9% inferior a la media española; Melilla, con un 28,2% y Andalucía, con un 26,1%. En el otro extremo están la Comunidad de Madrid, con un PIB por habitante un 35,2 % superior a la media; el País Vasco, un 32,4 por ciento más elevado, y la Comunidad Foral de Navarra, un 23,7.

En términos absolutos, siete comunidades superan los 24.999 de media del PIB por habitante de España: Madrid (33.809 euros), País Vasco (33.088), Navarra (30.914), Cataluña (29.936), Aragón (27.403), La Rioja (26.044) y Baleares (25.772). Los más bajos corresponden a Extremadura (17.262 euros), Melilla (17.945) y Andalucía (18.470).

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La economía asturiana crece al mayor ritmo de la última década