La salud emocional, el arma contra el absentismo laboral

Una empresa asturiana desarrolla un programa para cuidar del bienestar de los trabajadores y evitar así las faltas al puesto de empleo

Absentismo laboral ascendió al 4,8% en España en 2016
Absentismo laboral ascendió al 4,8% en España en 2016

Redacción

Existe una máxima empresarial que dice que un trabajador contento es un trabajo que rinde. Con esa premisa en cuenta, la empresa asturiana Instituto Motus ha desarrollado un programa con el que pretende reducir el absentismo laboral en España. Su trabajo se basa en el estímulo de la salud emocional y en el cuidado del bienestar de los trabajadores.

La tasa de absentismo laboral ascendió en España hasta el 4,8% en el año 2016, por tercer año consecutivo, a la espera de datos actualizados de 2017. Esto supuso un coste de 5.993 millones a la Seguridad Social y de 5.065 millones a las empresas. Para corregir esta situación, son varias las medidas que se han tomado en los últimos tiempos. Entre ellas está el Método Motus, que mediante un sistema individualizado y personalizado pretende conocer los problemas de los trabajadores para buscar una solución que aumente su rendimiento laboral.

Algunos de los motivos para esa elevada tasa de absentismo están directamente relacionados con aspectos como la falta de motivación, la salud física o psíquica, la imposibilidad de conciliación o los problemas económicos. Por eso, las empresas más punteras saben que cuidar del bienestar de sus trabajadores es clave y fomentan la mejora física, los tiempos de ocio o la alimentación saludable, pero las emociones de los empleados aún no forman parte de esos programas.

El Instituto Motus, liderado por las profesionales Mariol Fierro y Paula Suárez, ha desarrollado un nuevo método para cuidar la salud emocional en las empresas, mediante el cual se ofrece a sus trabajadores la posibilidad de tratar, desde la confidencialidad, aquellas problemáticas que les preocupan, les limitan o les impiden crecer.

«Se trata de un método individual, donde cada persona voluntariamente elige participar para solucionar problemas que internamente en sus empresas no pueden revelar, por miedo a consecuencias en su entorno o por desconocimiento de la labor de los departamentos de recursos humanos», explican desde la empresa. Por tanto, aunque la empresa conoce qué empleado está incluido en el programa, no sabrá el problema a tratar.

La empresa señala que «si cada persona se siente mejor, el equipo trabaja mejor, mayor es la productividad conjunta, individualmente y a nivel de empresa y las tasas de absentismo, por tanto, se reducen». «El objetivo final de este proyecto es lograr la felicidad del empleado, y así, de la sociedad en su conjunto, por eso los departamentos de responsabilidad social corporativa cada vez se están interesando más por el nuevo programa», afirman desde el Instituto Motus.

Desde el Instituto sostienen que el programa está orientado a empresas de cualquier sector, pero destacan que es especialmente interesante para «colectivos especialmente vulnerables; personas que trabajan con otras personas, donde su salud emocional «se transmite»; personas que deben poner todas sus emociones al servicio de su creatividad; profesionales que deben prestar atención al detalle y empleados para los que la negociación y el control emocional es fundamental».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

La salud emocional, el arma contra el absentismo laboral