Los mercados dan un respiro a Macri mientras negocia contra reloj con el FMI

Los argentinos temen los ajustes que exigirá el Fondo a cambio de prestarles dinero

.

redacción / la voz

Confiaba el presidente argentino cuando llamó a la puerta del FMI en busca de ayuda en que esa decisión aplacaría la ira de los mercados en cuestión de días y que, con ello, cesaría el asedio al peso. Y, por ahora, parece que no andaba equivocado. La bolsa y la moneda argentinas disfrutaron ayer de otro día de relativa calma. La primera dio continuidad a la recuperación iniciada la víspera; y el segundo se permitió incluso avanzar terreno frente al dólar en algunos momentos de la jornada.

Y mientras, en el cuartel general del FMI -la bestia negra de los argentinos- en Washington, el ministro de Hacienda del país austral, Nicolás Dujovne, negocia contra reloj los sacrificios que habrán de hacer para que el organismo que dirige Christine Lagarde les preste el dinero que necesitan. Unos 30.000 millones de dólares. De todos es conocido que el Fondo no regala nada. Siempre exige contrapartidas. Dicen los analistas que la negociación puede llevar semanas y que, para que ir abriendo boca, se pueden buscar pistas en el último informe sobre Argentina. En ese documento, los expertos del organismo que dirige Lagarde elogian el rumbo económico elegido por el Gobierno de Macri, pero sugieren más ajustes en pensiones, empleo público y gasto social. Por ahí puede que vayan los tiros. Y eso es precisamente lo que más preocupa a los argentinos, lo que los hombres de negro les van a exigir a cambio del salvavidas. Del gusto del Fondo por los ajustes tienen también buena idea los ciudadanos de este lado del charco. Lo aprendieron a la fuerza durante la crisis de deuda que asoló la eurozona. Y si no, que le pregunten a los griegos.

Precisamente a Grecia se refieren algunos en Argentina cuando representantes del Gobierno, como el propio ministro de Hacienda, les aseguran que el Fondo Monetario ya no es el que era antaño. «Estamos hablando con un FMI muy distinto. El FMI ha aprendido de las lecciones del pasado, así como todos lo hemos hecho», les dijo Dujovne el martes, antes de viajar a Washington. Mientras se fragua y no el acuerdo y se conocen sus detalles -algunos analistas dicen que las negociaciones llevarán por los menos mes y medio- Argentina afronta el próximo martes una importante prueba de fuego. Ese día vencen Letras del Banco Central (Lebac) por el equivalente en pesos a unos 30.000 millones de dólares. Es un activo en el que han entrado muchos fondos de inversión extranjeros en los últimos tiempos. Son los mismos fondos que ahora emigran en busca del calorcito de los bonos estadounidenses. A ver cuántos renuevan la apuesta. Fondos golondrina, los llaman. Golondrinas, buitres... La cosa va de pájaros.

Coren mantiene la calma y no teme pérdidas por ahora

Coren es una de las muchas empresas gallegas que tiene intereses económicos en Argentina. La cooperativa ourensana mantiene una relación comercial que se remonta a hace dos décadas, con un mercado centrado en charcutería y jamones. Ayer mismo confirmaron que «por lo que nos han trasladado nuestros clientes en el país, la situación se mantiene», esperando que la intervención del FMI estabilice las cosas sin que haya «mayores problemas».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los mercados dan un respiro a Macri mientras negocia contra reloj con el FMI