Gondán construirá tres patrulleras para la Guardia Civil por seis millones de euros

Ha sido la empresa seleccionada por el Ministerio del Interior y tiene 21 meses de plazo para concluir las embarcaciones

.

RIBADEO / LA VOZ

Astilleros Gondán ha sido la empresa elegida por la Jefatura de Asuntos Económicos de la Guardia Civil, dependiente del Ministerio del Interior, para construir tres patrulleras medias en poliéster reforzado con fibra de vidrio. El contrato asciende a prácticamente seis millones de euros (5.996.760 euros, impuestos incluidos) y, una vez hecha pública la adjudicación, se firmará en los próximos días. Al parecer, solo está pendiente de la resolución de un recurso presentado por otra empresa que se presentó al concurso.

En el precio del contrato se incluye la dotación y todo el equipamiento preciso para la navegación, desde los cubiertos de los cinco tripulantes que podrá llevar la embarcación hasta la ropa de cama y todo tipo de instrumentos, desde una cámara fotográfica a prismáticos. La entrega debería realizarse en un plazo máximo de 21 meses tras la firma del contrato.

Gondán partía con cierta ventaja en este concurso, toda vez que ya cuenta con experiencia en la construcción de patrulleras para la Guardia Civil. De las gradas del astillero salió, por ejemplo, el Río Segura, el buque insignia del Servicio Marítimo de la Guardia Civil, un patrullero de altura de 73 metros de eslora que se caracteriza por su eficiencia y fiabilidad.

También construyó y entregó en junio del 2015 otras dos patrulleras similares a las ahora encargadas, la Río Belelle y la Río Águeda, fabricadas en poliéster reforzado con fibra de vidrio, con una eslora de 20.90 metros y cinco de manga. Se trató de dos patrulleras gemelas, concebidas para navegación sostenida, diseñadas y equipadas para misiones de vigilancia y lucha contra el narcotráfico y la inmigración irregular, además de la protección del medio marino, en el ámbito de los cometidos propios de la Guardia Civil. Preparadas para una autonomía de 570 millas y una vida útil de al menos 15 años, gracias a sus más de 2.000 caballos de potencia, que las impulsan mediante hidrojets, son capaces de alcanzar una velocidad de hasta 36 nudos.

Las tres patrulleras ahora encargada tendrán también una eslora y manga similar a la del Río Belelle y del Río Águeda. Su velocidad máxima será de 28 nudos, mientras la de crucero será de 20. 

Las características de las patrulleras serán optimizadas para poder alejarse de su base o puerto de refugio hasta una distancia de 150 millas. Para ello, estarán equipadas con dos motores principales diésel de tipo marino de cuatro tiempos, con una potencia mínima de 1.200 cv a 2.100 revoluciones como máximo.

Otra exigencia es que las embarcaciones tengan una vida útil de 15 años sin necesidad de hacerle reformas, con un promedio de horas anuales de 1.500.

Armamento

Las patrulleras irán equipadas con un lanzagranadas automático de cuarenta milímetros o similar y llevarán a bordo también, cada una, una patrullera auxiliar de tipo semirrígido con una eslora de cuatro metros y un motor de al menos cuarenta caballos de potencia, con dos horas de autonomía.

Es previsible que con su entrada en servicio sustituyan a otras embarcaciones con más de quince años de vida.

Las patrulleras serán construidas en la sección de fibra de Gondán, en el astillero ubicado en un extremo de Castropol, ya lindando con el muelle de Vegadeo.

Mientras la actividad del astillero de Figueras va menguando, a la espera de nuevos contratos que al parecer se están ultimando y podrían anunciarse en breve, la sección de fibra de Gondán continúa trabajando a tope. De ella han salido ya varios eco-ferry encargados por Balearia. El segundo de ellos entró en servicio hace unos días, haciendo la ruta que enlaza Eivassa y Formentera para 350 pasajeros en cada viaje. El buque, de nombre Eco-Lux, ha comenzado a operar cuatro meses después de que lo hiciese el Eco Aqua. Gondán está construyendo otros dos iguales para Balearia.

Entre sus características, destacan los motores de última generación, las placas solares y un casco de poliéster reforzado con fibra de vidrio, que resulta más ecológico ya que no requiere pintura. Según Balearia, estas innovaciones ecológicas han permitido reducir en un 35% las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera. Además, la contaminación acústica es muy inferior a la de otros modelos de buques de pasaje convencionales.

Pero lo que más llama la atención es el diseño, con una proa del tipo wave-piercing, con túneles de desalojo de agua laterales que garantizan una mayor comodidad en condiciones de mar adversas.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Gondán construirá tres patrulleras para la Guardia Civil por seis millones de euros