Las tensiones entre los accionistas de Duro Felguera

El grupo catarí ACEC negocia su entrada en el capital de la empresa. Acacio Rodríguez duda de las intenciones de Petroza

Junta General de Accionistas de Duro Felguera
Junta General de Accionistas de Duro Felguera

Redacción

El pacto con la banca acreedora ha sido el primer gran logro de Duro Felguera en su lucha por salir a flote, pero todavía tiene varios frentes abiertos. El más inmediato es la junta de accionistas en la que, salvo sorpresa, se aprobará una ampliación de capital por valor de 125 millones. Esto permitirá dejar la deuda a 85 millones y la concesión de una línea de avales por valor de 100 millones. Pero mientras la actual directiva sigue dando estos pasos, los accionistas adoptan diferentes estrategias. La familia Arrojo, todavía socio de referencia a través de Inversiones Somió, ha llegado a un acuerdo con el grupo inglés de raíces mexicanas Petroza para vender su 24,4% por 12,7 millones. Sin embargo, ese contrato no acaba de formalizarse y el presidente Acacio Rodríguez considera que la operación deja muchas dudas. En cuanto a posibles inversores, el máximo dirigente de la compañía asturiana ha reconocido el interés del grupo catarí ACEC.

Rodríguez, ha confirmado las negociaciones con el grupo catarí ACEC para que entre a formar parte del capital de la compañía asturiana. El presidente ha indicado que Duro Felguera y ACEC tienen «filosofías de empresa parecidas» y que la entrada del grupo catarí participado por otras empresas europeas «daría una base de credibilidad».

El papel de Petroza

Respecto al fondo de inversión británico Petroza, que ha denunciado a Duro Felguera ante la CNMV por la falta de comunicación de información relevante, Rodríguez ha asegurado que no se han puesto en contacto con ellos en los últimos diez días y que «en el consejo de administración no ha gustado ni un pelo esa actitud». «Dicen que les gustaría tomar el control, hay una ampliación de capital, así que si de verdad lo quieren, que lo demuestren», ha asegurado el presidente de la empresa antes de añadir que «nosotros no seremos obstáculo si quieren meter dinero. Solo pondremos facilidades»

También Rodríguez ha puesto en duda la opción de compra del 24,4% de la participación de Duro realizada por Petroza a Inversiones Somió y ha advertido de que quienes «reman en contra» del reflote de la empresa no les «van a frenar» y que acudirán, si es preciso, «a instancias legales finalistas». Además, Rodríguez también ha reconocido que ellos no saben de dónde sale Petroza, ya que «no vienen de la mano de los grandes bancos y, que nosotros sepamos, tampoco de las instituciones».

Familia Arrojo

El presidente de Duro Felguera ha asegurado que Ángel Antonio del Valle, antiguo presidente de la empresa asturiana y yerno Gonzalo Álvarez Arrojo, máximo accionista, ha defendido «de forma obsesiva su intención de presentar concurso de acreedores. El sabrá a qué se debe».

«Mi experiencia como consultor me dice que, en general, cuando una familia dentro de una sociedad tiene problemas, solo hay dos salidas: o la elegante de desbloqueo, en la que reconoces que te has equivocado; y otros casos de enquistamiento, enconamiento, con salidas aparentes que no lo son y te llevan a votar en contra en momentos claves. Es evidente que estamos en el segundo caso, pero no nos va a frenar». La reflexión de Rodríguez evidencia su malestar con la familia Arrojo.

Respecto a la junta de accionistas, el máximo responsable de la entidad ha afirmado que «esperamos que haya mayoría que apruebe el plan, no sorprendería que aparezca quien vote en contra. ¿Sería esto un problema? Quizás para él, ya que si gana tendría que explicar por qué lo rechaza».

Respecto a la familia Arias, la otra gran accionista de la empresa, Rodríguez ha aseverado que «nos ha transmitido que votará a favor de la ampliación. Está identificada dentro del grupo de desbloqueo», ha añadido.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las tensiones entre los accionistas de Duro Felguera